| 2/17/2017 9:30:00 AM

Mercado espera que Odebrecht no tenga mayor impacto sobre Colombia

Juan Ruiz, economista jefe de BBVA Research para América del Sur

Analistas internacionales creen que aunque el escándalo de corrupción de la constructora brasilera afectará a los países latinos cuyo crecimiento este año depende de la infraestructura, este no será el caso de Perú y Colombia.

Algunos países en América Latina enfrentan ahora la incertidumbre sobre su crecimiento económico para este pues dependían de proyectos de infraestructura y a la vez están envueltos en el escándalo de corrupción de Odebrecht, que podría reducir la participación financiera que requieren para dichos proyectos y por esta vía reducir su PIB en 2017.

Los analistas internacionales están de acuerdo en advertir que aquellos países que dependen este año del desarrollo de proyectos de infraestructura y que, a su vez, hacen parte de los 12 países que recibieron sobornos de la brasilera Odebrecht, podrían recibir un impacto marcado sobre sus economías.

Sin embargo, el BBVA Research destaca que por ahora el impacto de la constructora ha sido solo en investigaciones en cada país y, en una menor medida, en los campos político y económico de cada uno. Además, espera que Colombia y Perú no reciban un choque demasiado fuerte pese a que sus economías dependerán este año en gran medida de proyectos de infraestructura.

Otro riesgo de los países latinoamericanos es la posibilidad de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anule los tratados de libre comercio con cada país. En ese punto Juan Ruiz, economista jefe de BBVA Research para América del Sur, advierte que si el TLC con Estados Unidos desapareciera, Colombia recibiría una choque significativo.

Sin embargo, por ahora no hay señales de que el gobierno norteamericano tenga intenciones de anular el TLC con Colombia y más bien se ha centrado en “atacar” los acuerdos comerciales con aquellos países con los que Estados Unidos tiene un déficit o cuyos productos compiten directamente con la producción de dicha nación.

Puede interesarle: Las‘placas tectónicas’ que moverán la economía en Colombia y el mundo en 2017

Otra preocupación del mercado en Colombia es el proceso de paz. Para Ruiz, el efecto de este proceso sobre el crecimiento de la economía ha sido gradual en los últimos años, mientras que el costo fiscal del mismo será distribuido en los próximos diez años, representando una carga fiscal que la administración puede asumir sin mayores inconvenientes.

Los riesgos de la región y sus proyecciones

El BBVA Research espera una diferencia en el desempeño económico de México y América del Sur pues mientras la región sur del continente dejará atrás la desaceleración, México se enfrenta a la incertidumbre de los efectos que tendrá la administración Trump en su vecino del norte.

Por esto, el BBVA redujo la estimación de crecimiento de México para este año desde 1,5% hasta 1%, mientras que las proyecciones de Brasil y Colombia se mantuvieron en 2,4% y 0,9% respectivamente.

En América del Sur, el principal riesgo global serán los desequilibrios en China que se puedan desatar en el camino de dicho país por modificar su actividad económica, seguido de las medidas de proteccionismo que pueda adoptar Estados Unidos y riesgos geopolíticos en un contexto de elecciones importantes que continuará en el 2018.

Sin embargo, los tres países que según el BBVA Research lograrán este año el mejor crecimiento gracias a mayor inversión y el contexto externo son Argentina con 2,8%, Colombia con 2,4% y Perú con 3,5%.

Fuente: BBVA Research

Otro factor que preocupa a los diferentes países de América Latina es la inflación. Mientras que en América del Sur la proyección es que este indicador continúe moderándose, en México subirá como consecuencia de la devaluación de su moneda y el incremento del precio de la gasolina.

A diferencia de los demás bancos centrales de América Latina, el Banco Central de México se vería obligado a aumentar sus tasas de interés a un ritmo más acelerado que el que anunció la Reserva Federal de Estados Unidos, por lo menos hasta el 2018.

En el caso de Colombia, Ruiz espera que la inflación alcance el rango meta antes de finalizar el año y la tasa de interés bajaría hasta el 6% para junio.

Sin embargo, el Banco de la República ha mostrado su preocupación por el aumento en las expectativas de inflación principalmente a dos y tres años y la encuesta de febrero mostró un incremento en las proyecciones de inflación también para el cierre de 2017 y 2018.

Otra buena noticia para la región llega de la mano de los tipos de cambio, que en su mayoría han presentado revaluaciones recientes y, aunque es posible que más adelante se vuelvan a depreciar, estos movimientos serían suaves y no tendrían mayores efectos negativos, siempre y cuando las políticas de Estados Unidos no sean causa de volatilidad adicional en los mercados.

El atractivo de la región para la Inversión Extranjera Directa seguirá este año y, de acuerdo con el BBVA Research, no habría mayores correcciones en los flujos externos.

Por su parte los déficit en cuenta corriente también seguirán su reducción, exceptuando a México con un crecimiento del déficit que sería poco significativo como consecuencia de la depreciación del peso y Uruguay que está por empezar la construcción de su planta más grande de celulosa. La inversión para esta planta tendrá un efecto sobre las importaciones que obligará a que aumente el déficit de cuenta corriente para luego reducirlo en 2018, una vez esté en marcha la planta.

Recomendado: Estos son los riesgos más preocupantes de la economía colombiana en 2017

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.