| 7/8/2015 5:00:00 AM

Un mal momento para tan elevado nivel de deuda externa

La deuda externa del país llega al 32,9% del PIB o US$106.305 millones. ¿Qué significa este nivel?

La deuda externa de Colombia en 2008 era de US$46.369 millones. Por lo mismo, hoy su saldo es 129,3% mayor. A su vez, en 2008 la deuda externa era el 19% del producto interno bruto (PIB), que para ese año rondaba los US$245.000 millones.

Al cierre del primer trimestre de 2015, el tamaño de la economía podría rondar los US$320.000 millones y la deuda ascender al 32,9% del PIB, según informe reciente del Banco de la República. El tamaño económico es inferior al de 2013, cuando se calculaba en US$380.000 millones, por el efecto de una mayor tasa de cambio que disminuye el tamaño económico en dólares.


Fuente: Banco de la República, Dinero -millones de US$-


Un mayor saldo de deuda externa y un menor tamaño económico medido en dólares, explican el nivel de deuda externa más alto para el país desde 2004.

El aumento de la deuda externa es a su vez una contracara del déficit de cuenta corriente, sobre todo en la medida que el déficit lo que refleja es un desahorro de la economía y dicho desahorro ha tendido a aumentar de manera significativa en los últimos años. En 2014 el déficit de cuenta corriente superó los US$20.000 millones y en 2015, en el primer trimestre, superó los US$5.135 millones.

Es desafortunado que el aumento de la deuda y del déficit de cuenta corriente, coincidan con momentos externos tan complejos y desafiantes. Mayor aversión de riesgo en los mercados por Grecia, posible aumento en el costo de la financiación en dólares por cambios en la política monetaria de Estados Unidos, una corrección a la baja de las acciones en China que puede resultar en un contagio más general de su economía, y un deterioro de Brasil que puede afectar su credibilidad y la calificación de dicho país.


Fuente: Banco de la República, cálculos Dinero

¿Deuda pública o privada?

El saldo de deuda externa ha aumentado tanto por el sector público como por el sector privado. En el primer caso, la deuda ha aumentado un 116% desde 2008 pero prácticamente todo ha sido a largo plazo. En el caso del sector privado, la deuda externa ha aumentado un 153%.

Para el caso del sector privado la deuda externa de corto plazo ha aumentado frente a 2008 un 172% o US$8.704 millones (4,3% del PIB) mientras la deuda a largo plazo ha aumentado un 144,6% o US$17.147 millones.


Fuente: Banco de la República, Dinero -millones de US$-

Dentro de la deuda contratada por el sector privado no financiero en los últimos 73 meses, el sector manufacturero ha sido objeto del 23% de los desembolsos, el de minas del 18%, el de Transportes y Telecomunicaciones del 13% y el de comercio y hotelería del 14%.

Frente la coyuntura económica actual, la depreciación del peso no representa una preocupación especial para la deuda externa. Algunas mediciones del Banco de la República señalan que la economía no presenta grandes descalces cambiarios (quienes tienen deuda externa han comprado dólares a futuro cubriendo el riesgo) y las reservas internacionales del país superan los US$14.323 millones que supone toda la deuda externa de corto plazo. El gobierno ha sido más cauto en que no toda la deuda soberana adquirida en el exterior o por agentes del exterior sea en dólares.

Sin embargo, los últimos datos de deuda externa sirven como colofón para preguntarse qué tan sostenible es para el país sostener en los próximos años un déficit de cuenta corriente cercano al 5% del PIB como sugieren los supuestos del marco fiscal de mediano plazo que recientemente divulgó el gobierno. Así como qué tan fácil será endeudarse en los mercados internacionales de manera sostenida una vez alcanzados estos niveles de deuda externa que han sido divulgados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?