| 8/12/2015 5:00:00 AM

América Latina hacía la unidad digital

Un mercado único digital en la región puede ser el factor determinante en el aprovechamiento de las tecnologías de la información y la comunicación para promover la industria y la competitividad. Alcanzarlo implica grandes esfuerzos de inversión y cooperación.

Entre avances y desafíos

El comercio electrónico a nivel mundial actualmente representa el 2% del PIB global y se perfila como el mercado del futuro. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su informe: “La nueva revolución digital: de la Internet del consumo a la Internet de la producción”, propone dirigir los esfuerzos hacia un mercado único digital regional que permita aprovechar economías de escala y de red para competir en un nuevo mundo de plataformas globales.


Fuente CEPAL – La nueva revolución digital 2015

Según el informe, para que este bloque común pueda ser efectivo debe poseer un marco normativo e institucional uniforme que brinde apoyo significativo a los esfuerzos regionales de expansión de la economía digital.

La economía digital abarca desde la infraestructura de telecomunicaciones (redes de banda ancha fijas y móviles) hasta las industrias de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), incluyendo la apropiación de estas tecnologías por parte de los usuarios.

En América Latina, se estima que el comercio electrónico crecerá el 12% entre 2014 y 2015. A pesar de los grandes avances, los niveles son aún muy reducidos respecto a las demás regiones del mundo.


Fuente CEPAL – La nueva revolución digital 2015

El estudio de la Cepal también revela que el desarrollo digital de la región enfrenta grandes problemas debido a la baja vinculación del progreso de las tecnologías entre empresas y hogares. En otras palabras, la capacidad de producción de equipos, software y aplicaciones es muy débil en comparación con las economías avanzadas y se concentran en muy pocos países que lideran estas iniciativas de innovación (especialmente Chile, Brasil y México).

A pesar de que América Latina ha avanzado enormemente en el aumento del acceso a internet, paradójicamente esto es aún su mayor debilidad. Entre 2006 y 2014, el porcentaje de usuarios de Internet pasó de 20,7% a 50,1% de la población, cifra todavía muy inferior al promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que alcanzó 81,8%.

La región avanza en el acceso a Internet, aunque con muchas diferencias entre países y al interior de cada uno. En 2014, mientras que Chile poseía a más del 70% de su población con acceso a la red global, Nicaragua no superaba el 20%. Colombia para el mismo periodo tenía al 52% de sus habitantes con acceso a internet.



Fuente CEPAL – La nueva revolución digital 2015

Del consumo a la producción

La realidad del acceso a tecnologías e internet de la región, se presenta en un mundo que transita desde una Internet centrada en el consumo a una Internet dual basada en el consumo y la producción. “Los países desarrollados están tratando de mejorar su industria manufacturera mediante las nuevas tecnologías y la robótica avanzada”, explica el informe.

El aprovechamiento de las nuevas tecnologías implica mejorar significativamente las condiciones de acceso, en particular la velocidad y la latencia. La mayoría de las aplicaciones avanzadas requieren anchos de banda de entre 38 y 74 Mbps, aunque algunos usos son menos exigentes, entre ellos, los vinculados a tareas como la preparación para emergencias y la seguridad.


Fuente CEPAL – La nueva revolución digital 2015

La región tiene en la actualidad grandes deficiencias de velocidad para poder alcanzar los objetivos de la nueva era de la productividad de internet, siendo una de las más bajas en el mundo.

Los usos productivos que más demandan altas velocidades de internet, son según el informe, los que implican video interactivo en 3D, por ejemplo proyectos científicos o educativos con actualización en tiempo real. El rezago de la región en materia de conexiones móviles 4G y despliegue de fibra óptica dificulta el aprovechamiento de las tecnologías avanzadas. En 2013, solo el 2,6% de las subscripciones a banda fija eran del tipo fibra óptica.

Superar este problema implica esfuerzos de inversión y coordinación que podrían ser potenciados mediante un mercado digital regional único, concluye el organismo de las Naciones Unidas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?