| 2/13/2014 6:00:00 AM

México, la piedrita en el zapato

Varios sectores colombianos no quedaron contentos con el acuerdo comercial en especial por las grandes ventajas que se le dieron al país centroamericano.

Luego de suscrito el acuerdo comercial de Alianza Pacífico entre Colombia, México, Chile y Perú, han venido surgiendo una serie de críticas de la conformación del acuerdo.

Como todos los tratados tienen opositores pero que para este caso se tiene diferencias en diferentes sectores de la economía del país.

El acuerdo a penas suscrito tendrá que pasar a revisión de los congresos y las ramas legislativas de los cuatro países que comprenden la alianza.  

Los agricultores fueron los primeros en mostrar su inconformismo hasta tal punto que retiraron el respaldo a las negociaciones que se concentraron en Cartagena desde el fin de semana pasado.

Sin embargo, el tema va más allá de los puntos firmados en el acuerdo y la desgravación de hasta el 92% de los productos de dichas naciones.

Todo se concentra en México que habría sacado una gran ventaja de la alianza y se convertiría, más que en un socio, en el verdugo de varios sectores, o mejor aún, una piedrita en el zapato para Colombia.

Dinero.com habló con varios dirigentes gremiales que no quedaron muy conformes con la cumbre y todos coinciden en que los favorecimientos para el país centroamericano fueron demasiados.

El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, Rafael Mejía, sostuvo que hay una balanza de más de US$5.000 millones en favor de México.

De igual forma, aseguró que hay una desigualdad ya que los beneficios so n más para los centroamericanos que por ejemplo para los peruanos a quienes se están dejando un poco de lado. 

Para los agricultores los esperados beneficios que anuncia el Gobierno resultan ilusorios toda vez que Colombia no puede vender su banano a México, Chile o Perú por ser estos mercados de bajo precio comparativo con respecto a la Unión Europea o los Estados Unidos.

En café, por ejemplo, lo que se obtuvo fue una reducción muy baja de la tasa base arancelaria de 72% a 65% en café procesado, pero aun así Colombia exporta su café en un 98% en grano y a mercados de alto valor, y no de bajo valor como México o Chile.

En este caso, Colombia es un importador de café de bajo costo con lo que seguro beneficiará aún más a México y enriquecerá su amplio margen de más de US$5.000 millones de superávit comercial frente a Colombia.

Por su parte, la Federación Nacional de Ganaderos, Fedegán, manifiesta que la alianza viene a convertirse en un esquema de integración comercial profundo pero que va mucho más allá del otorgamiento de condiciones de acceso preferenciales, al involucrar aspectos del comercio de servicios y el movimiento de personas y capitales. 

En perspectiva, se debe tener en consideración que en materia comercial, a la fecha únicamente se registran exportaciones de carne colombiana al mercado peruano por un total de 138 toneladas entre enero y noviembre de 2013, mientras que, debido a la falta de admisibilidad sanitaria, aún no se registra ventas de cárnicos ni a México ni a Chile. 

Por lo tanto, ninguno de los socios de la alianza se destaca como un proveedor importante de carne de bovino al mercado colombiano. 

Por el contrario, su déficit en el intercambio comercial de carne bovina permite establecer su condición de importadores netos, y esto abre una importante ventana de oportunidad para el sector ganadero colombiano. 

No obstante se debe lograr la admisibilidad sanitaria en los mercados mexicano y chileno, destinos que podrían convertirse en mercados naturales para la carne.

Esta ausencia de admisibilidad sanitaria en el caso de México, la situación de admisibilidad de la carne de bovino está en un “punto muerto”, dado que, a pesar de algunos esfuerzos incipientes por parte del gobierno colombiano en materia de diplomacia sanitaria, la respuesta mexicana no ha sido favorable.

En el tema de las autopartes se mantiene el problema del cero arancel para el ingreso de estos productos al país provenientes de México.

Tulio Zuluaga, presidente de Asopartes, sostiene que estas dificultades se mantienen desde hace dos años lo que obligó a tomar medidas para mitigar los impactos en la industria local.

Para el dirigente es importante que se tengan aspectos claves a nivel sectorial para que la alianza sea un éxito, además que entren más países al convenio.

Otro de los inconvenientes está con el alambrón de acero ya que se insiste por parte de México en la salvaguardia que se tiene actualmente en Colombia.

Con la medida en octubre de 2013, se creó una especie de “diferendo comercial”, con lo que se estaría “castigando injustamente” a las industrias mexicanas, según funcionarios de ese país en carta enviada a la Cancillería colombiana.

De las importaciones realizadas por Colombia desde ese país, 10% corresponde a productos siderúrgicos, en donde los productos de acero representan cerca de US$542 millones.

Por lo pronto, todo está comenzando y sólo hasta que los congresos avalen el acuerdo se tendrá la palabra final de todos los puntos de Alianza Pacífico.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?