| 4/19/2016 2:35:00 PM

Acuerdo comercial con Corea: puerta de entrada a Asia

La declaratoria de exequibilidad del Tratado de Libre Comercio con Corea del Sur, propicia una relación preferencial y permanente con este país, un mercado de más de 50 millones de habitantes con un alto poder adquisitivo y uno de los más competitivos y sobresalientes de Asia.

Estamos ante la oportunidad de incrementar las exportaciones a Corea del Sur, que en 2015 ascendieron a US$229 millones. El 62% las ventas colombianas a ese mercado, correspondieron a productos no minero-energéticos.

Con el Tratado de Libre Comercio, estamos llamados al aprovechamiento de las fortalezas de Colombia y entrar en una innovadora diversificación de productos. 

Por ejemplo, en los sectores agroindustriales hay una gran oportunidad. Corea tiene una vocación importadora de alimentos y bienes agrícolas, dado que sólo el 30% de su territorio es cultivable y mucha de esta área es dedicada exclusivamente a la producción de arroz.

Llegar a Corea significa contar con amplios beneficios, dada la preferencia de sus ciudadanos por las frutas exóticas, la quínoa, las flores y el café. Nuestras frutas y hortalizas se beneficiarán con el desmonte de los aranceles en periodos que van entre cinco y diez años. Por otro lado, podemos aumentar el ingreso de café verde que goza de acceso inmediato. Para las preparaciones instantáneas y mezclas, se establecieron plazos de desgravación máxima de tres años.

En las ventas de insumos y materias primas, éstas contarán con una desgravación inmediata para el 98% de las líneas arancelarias que clasifican como bienes industriales, entre las que se encuentran productos químicos, manufacturas de cuero, metalurgia y confecciones. El 2% restante recibirá el beneficio en un máximo de cinco años.

Entre los productos que aún no son exportados a Corea pero que tendrán cero arancel a partir de la vigencia del tratado comercial se encuentran: los químicos orgánicos; los extractos, pigmentos y pinturas, los aceites minerales y ceras.

Hoy Colombia es el séptimo proveedor desde Latinoamérica a Corea del Sur, con el TLC estamos ante un escenario en el que podemos ganar una mayor participación en la relación entre los dos países.

El país está llamado a crecer, a evolucionar en su comercio con el mundo. Necesitamos innovar, frente al socio asiático pero tambiénante la demandas de un consumidor global cada vez más exigente.

El camino a seguir está en el fortalecimiento del valor agregado para nuestros productos. Es necesario que las materias primas nacionales adquieran sofisticación y cumplan con las expectativas y exigencias del consumidor mundial.

El TLC facilita los negocios de más de 100 compañías nacionales que exportan actualmente. La invitación es a qué más empresas hagan provecho de lo pactado entre los dos países y se internacionalicen.

Maria Claudia Lacouture

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?