| 10/30/1998 12:00:00 AM

Usted, webmaster

¿Quiere que el mundo sepa lo que usted piensa? En pocos minutos y sin pagar un peso, usted puede abrir su propia página en el web.

Imagínese que quiere enseñarle al mundo su más reciente obra de arte. ¿Dónde colocaría su creación para que todo el mundo pueda verla? ¿Una galería? ¿Una exposición callejera? ¿Qué le parecería hacerlo en un sitio donde millones de personas de todo el mundo pueden observarla? ¿Qué opinaría si, además, no le costara nada? Esta posibilidad está a la mano: lo único que tiene que hacer es abrir su propia página en el web y convertirse en un editor activo.



Para la mayoría de los usuarios de la red, ésta aporta un espacio para consultar temas de interés, hablar con los amigos distantes y tener una dirección e-mail. Hasta hace poco la opción de colocar contenido estaba limitada a empresas, universidades, artistas de cine y, en fin, a la gente que puede pagar para colocar y administrar un sitio web.



Sin embargo, recientemente se ha venido consolidando una nueva opción, pues una serie de servicios les permiten a los individuos publicar sus propias páginas sin ningún costo.



La gama de posibilidades es inmensa. Algunos servicios ofrecen sólo cierta cantidad de espacio en disco, 2 megas usualmente, aunque algunos ofrecen más y otros menos. Unos cuentan con editores propios para crear las páginas, pero la regla general es permitir que el usuario use el editor de páginas HTML que prefiera (entre los cuales se destacan Front Page de Microsoft, NetObject de Netscape, DreamWeaver de Macromedia y PageMill de Adobe).



Muchos de estos servicios constituyen auténticas comunidades virtuales, a las cuales las páginas quedan inscritas. Se trata de unos "centros comerciales" de páginas, en los que se le ofrece al usuario un localito gratis para que lo maneje como desee. El negocio para los organizadores, en la mayoría de los casos, es la publicidad, pues los anuncios que ven quienes entran a las páginas son vendidos y controlados por los organizadores del servicio.



Una de las comunidades en español más famosas es Ciudad Futura (www.ciudadfutura.com), que ofrece espacio sin límite para colocar las páginas y promoción en Internet. Cuentan con toda una línea de servicio gratuito, llamada "Internet - Gratis", donde se encuentra, entre otras cosas, información para promocionar las páginas personales, contadores y manejadores de estadísticas, agenda de recordatorios, mediante e-mail y servicios de promociones.



Algunas de estas comunidades virtuales organizan el espacio por temas específicos, que permiten al usuario crear sus propias páginas gratis siempre y cuando traten del tema en cuestión. Ejemplos de estos servicios son www.jurídica.com y www.colegios.com .



¿Cómo se hace?



Un ejemplo del servicio es el Lycos Free Home Page Builder, uno de los sitios más recurridos para colocar páginas en el web. Los usuarios pueden desarrollar sus páginas en cuestión de minutos. El primer paso es dirigirse a http://pagebuilder.lycos.com . Allí es posible escoger entre varios modelos el tipo de página que se desea. Después de registrarse, sin costo, el futuro editor a vuelta de correo electrónico recibe una clave secreta. A partir de allí es posible poner en minutos la página en internet. La dirección puede ser un poco larga, algo así como http://members.tripod.com/~su-nombre . Pero, bueno, al fin y al cabo es gratis.



Su propio dominio



Si lo que usted quiere es tener dominio propio en internet, algo así como www.juanperez.com, puede obtenerlo si incurre en un pequeño costo. Para lograrlo, debe ubicar una dirección que no exista en el momento ni esté reservada por alguien. Para verificarlo, debe dirigirse a www.internic.com donde rápidamente es posible confirmar si la dirección deseada está libre. Puede entonces recurrir a servicios, como www.webstorage.com, que le cobran US$35 dólares por el registro.



Una vez construida la página, el usuario puede modificarla cuantas veces quiera, dentro de los límites de espacio determinados. Se convierte en una cuestión de creatividad permanente, una forma de expresión y divulgación de las capacidades de cada persona. Muchos auguran que así como hoy ya es de rigor tener una dirección de correo electrónico en las tarjetas de presentación, pronto será común que también incluyan la ubicación de su página web.



Cualquiera puede publicar en el web, sin costo. Hay páginas para los aficionados al cine, a la filatelia, a la ictiología... no hay límite a la creatividad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?