| 11/1/1995 12:00:00 AM

Un mundo conectado

El sistema de redes e interconexión entre computadores cambia incluso las relaciones de poder en las empresas.

El éxito de los PC se empezó a gestar cuando éstos se volvieron lo suficientemente poderosos como para constituirse en una alternativa económica a los mamut de la computación, como lo eran las grandes máquinas que poseían algunas empresas. A este éxito contribuyó de manera decisiva la disponibilidad de software de productividad personal, como las hojas de cálculo y los procesadores de palabra, lo cual hizo práctica la adquisición de un computador personal.

Cuando los PC empezaron a proliferar, se hizo inevitable para las empresas conectarlos entre sí. El factor determinante que motivó a conectar PC fue la necesidad de compartir periféricos costosos tales como impresoras láser o scanner. Era costoso adicionarle a cada PC una impresora, e inconveniente e inseguro el que los empleados se trasladaran con un disquete al computador al cual ésta estaba conectada.

Antes de que las LAN, redes de área local, fueran algo de ocurrencia normal en las empresas, cada microcomputador existía como una isla independiente y poseía sus propios dispositivos de entrada/salida, como impresoras y discos. En su disco duro reposaba una copia de las distintas aplicaciones de software que se usaban en la empresa. Al quedar conectadas a una red, la capacidad de compartir recursos provocó cambios dramáticos en la economía de las computadoras. Dado que una conexión de red era mucho más barata que un conjunto de dispositivos de entrada/salida, se hicieron evidentes las ventajas de conectar muchas computadoras a una red, y usar ésta para proporcionar un acceso compartido a los dispositivos de entrada/salida.

Sin embargo, los motivos por los cuales las empresas encontraban conveniente conectar sus micros en redes se fueron sofisticando con el tiempo. Primero vino el uso compartido de archivos, a los cuales los empleados de la empresa podían tener acceso desde sus computado

res personales. El advenimiento del correo electrónico como una herramienta de productividad en la empresa hizo todavía más imprescindible la red de micros. El correo electrónico fue una de las primeras y más útiles aplicaciones para redes, pero pronto fue acompañada por otras igualmente importantes.

A partir del enorme desarrollo de las redes surgió toda una categoría de aplicaciones que no sólo funcionaban en redes, sino cuya razón de ser eran las redes, llamada en forma genérica "Groupwáre". A esta categoría pertenecen aplicaciones como Lotus Notes (Lotus fue recientemente adquirido por IBM evidentemente debido a Notes). La última innovación en cuanto a redes es el acceso remoto a éstas. Los empleados, que por un motivo u otro deben trabajar una gran parte del tiempo fuera de las instalaciones físicas de la empresa, pueden acceder a toda la información que necesiten para realizar su trabajo simplemente efectuando una llamada telefónica. Dentro de esta última opción un grado adicional de sofisticación es el acceso o conexión inalámbrica a la red empresarial.

Además de las redes de área local o LAN cuyo propósito principal es conectar computadoras que se encuentren en un edificio o en un área limitada (típicamente la distancia entre dos computadores cualquiera de la red no debe ser mayor a 500 metros), existe la tecnología WAN (Wide Area Network en inglés) o redes de área amplia, las cuales comprenden dos o más LAN conectadas entre sí. Esto se logra mediante líneas de transmisión, normalmente líneas telefónicas dedicadas que se establecen entre las diferentes LAN. Sin embargo, una WAN no es exactamente varias LAN unidas por líneas telefónicas; adicionalmente es necesario integrar a cada LAN un computador dedicado, que se conecta a la línea de transmisión y cuyo propósito es garantizar que la red WAN opere independientemente de los computadores que se encuentren conectados a ella. Típicamente las WAN son utilizadas por empresas que mantienen subsidiarias en ciudades distintas o aun en países distintos.



GROUPWARE, SOFTWARE APLICATIVO DE REDES



No existe nada parecido a una definición científica de que significa la palabra "Groupware". Una definición sencilla podría ser la siguiente: la tecnología de Groupware soporta el trabajo en grupos supliendo la infraestructura de hardware y software necesaria. El "Groupware" es, de acuerdo con algunos, el producto del matrimonio de las teorías de administración de los años 90 con los millones de PC conectados en red.

Por ejemplo, el programa de agenda en Windows para Trabajo en Grupos, una versión especial del popular Windows de Microsoft, es una aplicación groupware. Este sistema permite que los empleados de una empresa puedan compartir sus agendas. Los empleados pueden fijar reuniones buscando el momento apropiado en el cual todos los involucrados en la reunión puedan estar disponibles. Una secretaria puede actualizar las agendas de todos los participantes en la reunión. El sistema es seguro y flexible y son los individuos los que controlan sus propias agendas. Por ejemplo, uno puede negar acceso a otras personas para que no puedan ver nada en la agenda o sólo puedan ver los espacios que se tienen libres o que se pueda ver absolutamente todo.

Sin duda alguna la aplicación groupware más popular en la actualidad es Lotus Notes. Esta aplicación puede definirse como un administrador de información para grupos de trabajo. Usando Notes, un grupo de personas puede compartir información a través de una red de computadores, aun si éstas personas se encuentran en diferentes partes del mundo. Notes acepta información de una variedad de fuentes y puede almacenar texto, tablas y gráficas de aplicaciones comunes para PC y Macintosh, como documentos compuestos. Estos documentos pueden ser organizados en bases de datos, de tal forma que cualquiera pueda accederlos rápidamente y encontrar lo que necesita. Haciendo fácil organizar grandes cantidades de información orientada a documentos, Notes ayuda a monitorear en forma eficiente la actividad y la productividad de los grupos de trabajo.



REDES INALÁMBRICAS



Las redes han presupuesto hasta ahora una comunicación que se hace esencialmente a través de alambres. Y esto es así, aun cuando parte de las conexiones que unen los computadores de la red puedan establecerse vía satélite, o por cualquier otro mecanismo de transmisión aérea. El cambio de este paradigma empieza a darse cuando un usuario puede conectarse a la red de su empresa mediante una comunicación completamente inalámbrica. El caso más familiar es la comunicación que se establece con la red empresarial a través de un teléfono celular conectado a una computadora portátil. Sin embargo, esta es también la forma más costosa de hacer una comunicación inalámbrica, y están despegando otras tecnologías que permitirán que la transmisión inalámbrica de datos pueda ser viable.

De acuerdo con BIS Strategic Decisions, una compañía norteamericana de investigación de mercados, hay ahora 500.000 usuarios de sistemas públicos de área amplia de comunicaciones inalámbricas y este número podría llegar a 10 millones en el año 2000. ¿Por qué el creciente interés? BIS apunta a cinco razones. Primero, se está llevando a cabo un rápido desarrollo de la infraestructura, a medida que más sistemas de beeper (Paging), telefonía celular y portadoras dedicadas de datos se están comprometiendo con la transmisión inalámbrica. Segundo, hay una amplia oferta de aplicaciones que involucran el concepto de comunicación inalámbrica para mercados horizontales. Tercero, los periféricos como modems inalámbricos, tarjetas para PC y terminales han estado bajando de precio. Cuarto, ya se han desarrollado los canales de distribución necesarios para mercados de volumen. Y finalmente, el usuario final está perfectamente consciente de los beneficios que le aporta la comunicación inalámbrica.

Desde el punto de vista de las empresas, el software para trabajo en grupo, las líneas telefónicas digitales y las redes celulares de amplio alcance han posibilitado una transformación importante, al permitir que un número considerable de trabajadores no necesiten trasladarse a la tradicional oficina cada día. Debido a la posibilidad real de trabajar en la casa, en Estados Unidos el gobierno federal aprovecha para incentivar por este medio la reducción de la polución del aire causada por los automóviles, las empresas no necesitan disponer de tanto espacio para oficinas, e incluso la contratación de ciertas personas que no aceptarían cambiar de lugar de residencia se ha hecho más fácil.

Con respecto a esto último, es interesante mencionar el caso de Nonhen Telecom de Tennessee, que deseaba contratar el año pasado a Wilhem Holtz como vicepresidente mundial de servicios empresariales, pero el ex ejecutivo de Unisys Corp. se negaba a dejar Philadelphia. Nonhen Telecom logró contratar a Holtz de todas formas, y en estos momentos éste supervisa un grupo de 1.000 personas, incluyendo a su secretaria, que trabaja en Nashville, desde su casa en Philly (diminutivo de Philadelphia ). "No hay nada que pueda hacer en una oficina que no pueda hacer en mi casa", dice Holtz. "Y se elimina el costo de una oficina sólo para tener que manejar hasta allá y poder sentarse en el escritorio".

Y a propósito de ahorrar espacio de oficinas, el caso de Ernst & Young es sintomático del esfuerzo que están haciendo en este sentido un sinnúmero de empresas, con la ayuda de las redes inalámbricas. Esta compañía de consultoría está aplicando un novedoso concepto que denomina "hotelería", en donde hasta 10 personas comparten un escritorio en una oficina totalmente equipada, según la necesidad que tenga cada cual de la misma. Los empleados deben reservar con anticipación. En tres años de aplicar este concepto, Ernst & Young ha ahorrado 200.000 metros cuadrados de espacio, ahorrándose unos US$25 millones al año.



LAS REDES "APLANAN" LA ORGANIZACIÓN



Para terminar, es importante enfatizar que las redes de computadores son mucho más que un fenómeno tecnológico. Las redes permiten que la información, que en el pasado fluía a través de jerarquías, pase directamente a las personas interesadas. Y, ya que la información es poder, esto altera irremediablemente la naturaleza del trabajo y de la autoridad, inspirando un estilo informal. En una compañía conectada, la naturaleza de trabajos tales como el de planeación, presupuesto y supervisión, deben ser realizados en forma diferente.

Herramientas tales como el correo electrónico, tele conferencias y groupware, permiten que la gente trabaje en forma conjunta a pesar de la distancia y el tiempo, casi sin tener en cuenta las fronteras departamentales o corporativas, las cuales tienden en este ambiente a hacerse difusas e incluso a desaparecer.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?