| 6/16/1998 12:00:00 AM

Trámites a larga distancia

El SINCE permitirá a los empresarios cumplir los trámites del comercio exterior desde sus oficinas, por medio del computador.

Ha llegado el comienzo del fin para el uso del papel en el comercio exterior colombiano. Gracias al Sistema Nacional de Información de Comercio Exterior, SINCE, los importadores y exportadores realizarán todas sus operaciones desde la oficina. Podrán consultar el arancel, averiguar procedimientos y llenar los formularios de la Dian, el Incomex y Proexport por un medio electrónico que les permitirá ahorrar tiempo y dinero.

El SINCE es el resultado de un esfuerzo que se viene adelantando desde hace cinco años, entre el Estado colombiano y la Unión Europea, mediante un convenio de cooperación técnica internacional. El sistema fue lanzado al público el 12 de junio.





Jaime Obregón y Alfredo Frittrang son los cerebros del Since, sistema que agilizará el comercio exterior



Comercio sin barreras



El mundo del comercio exterior está lleno de trámites. Un importador tiene que comprar un formulario en un banco o en el Incomex, diligenciarlo, llevarlo de nuevo al Incomex y luego esperar a que la entidad lo procese y lo devuelva. Si tiene errores, el proceso vuelve a comenzar. La vuelta se repite en cada una de las operaciones de importación que hace una empresa al año. Y el Incomex es sólo una de las entidades ante las cuales los empresarios deben presentarse.



Pero el SINCE reduce este proceso a unos pasos sencillos. El formulario llega electrónicamente al computador del empresario. Un programa informa al usuario los requerimientos específicos para cada tipo de producto. Si el formulario contiene algún error, ya no hay que comprar otro, porque por medio de la red es devuelto para corrección.



Luego empieza el estudio del registro de importación del Incomex. Si éste es aprobado, el formulario electrónico es enviado a la Dian. El empresario no ha salido de su oficina. Ningún mensajero interviene en el proceso.



"El SINCE ayudará a los exportadores e importadores colombianos a aprovechar las ventajas de la globalización y a ser más competitivos", dice Jaime Obregón Puyana, codirector colombiano del SINCE. "La agilidad y la reducción de costos les ayudará a mejorar su posición en el mercado", concluye.



¿Cómo se hace?



La base del sistema de transacciones del SINCE es el Intercambio Electrónico de Documentos, EDI, un estándar internacional para la transmisión de documentos que permite a los usuarios automatizar todos los procesos de una compañía, reducir el ciclo administrativo y emplear mano de obra calificada de una manera más eficiente en las actividades de tipo estratégico. El sistema es hoy un estándar mundial, condición indispensable para automatizar un sistema de comercio exterior.



"Otros países han implementado proyectos similares al nuestro, pero al que más se asemeja es al de Hong Kong, en el cual intervienen entidades oficiales, la banca y otros estamentos. En general, en todos los países desarrollados hay apoyo a los comerciantes con tecnología de la información, pero no con esta concepción integral, lo que hace del SINCE un sistema novedoso", afirma Alfredo Frittrang, codirector europeo del proyecto.



Ahorros en cadena



Aún no se ha fijado una tarifa por los servicios del SINCE, pero con toda seguridad será inferior a la que los empresarios están acostumbrados a pagar por los trámites tradicionales. Como punto de comparación, en Estados Unidos la compañía RJR Nabisco calculó el costo del procesamiento de una orden de compra en papel y otra procesada mediante un sistema EDI. Encontró que la transacción en papel implicaba un costo de US$70, mientras que la transacción electrónica costaba US$0,93.



Cinco empresas en Colombia ­3M, Almacenar, CCA Mazda, GM Colmotores y Gecolsa­ han venido realizando pruebas piloto del proyecto SINCE. "El programa está bien concebido, es manejable y amigable", dice Gerly Celis, supervisor de importaciones de GM Colmotores. "El proyecto tiene valor en el registro de la información y será muy útil en la medida en que tenga cabida en el proyecto Aduana siglo XXI de la Dian", afirma.



Otros comparten la idea de que el proyecto está muy bien planteado, pero hay preocupación por la posibilidad de que las trabas burocráticas frenen el avance del sistema en algún punto. Hugo Adolfo Romero, supervisor de importaciones de Gecolsa, dice: "si la Dian nos exige papeles y le pone trabas al asunto, no hicimos nada". Daniel Jiménez, coordinador de materiales y comercio exterior de la CCA Mazda, añade: "el proceso se simplificaría aún más si se incluyera la declaración de importación".



Los productos para cuya importación se requiere visto bueno ­cerca del 26% del universo arancelario­ no serán incluidos inicialmente en el sistema. "En primer término, vamos a lanzar la consulta del arancel y el registro de importación. Queda faltando la declaración. Esperamos incluir para finales de agosto los demás trámites de importación y exportación", dice Jaime Obregón Puyana. El proyecto deberá incluir todos los productos en septiembre de 1999.



Una ventaja adicional del proyecto será la agilidad que introducirá la recolección y el procesamiento de las estadísticas de comercio exterior, lo cual ayudará a mejorar el diseño de políticas sectoriales y macroeconómicas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?