| 10/1/1995 12:00:00 AM

¡Qué angustía!

El estrés es una respuesta del hombre primitivo al ataque de las fieras. El teléfono y el trancón juegan el mismo papel.

Todos sabemos qué es el estrés, Lo hemos sentido en un trancón de tráfico, cuando el teléfono sigue sonando y nadie contesta las llamadas, cuando esperamos un avión que sale con horas de retraso. Hay días en que sentimos que el estado de estrés hace parte de la vida, tanto como la propia respiración.

El estrés no siempre es malo. Puede servir de catalizador, para estimular la energía creativa cuando la tensión se canaliza a un uso positivo. Pero episodios repetidos de tensión sicológica pueden llevar a cambios bioquímicos y a respuestas físicas que, si no se controlan o se balancean con actividad física, pueden afectar la salud. Los dolores de cabeza tipo migraña, las enfermedades cardiovasculares, una disminuida inmunidad, enfermedades más frecuentes, el asma y las úlceras son todas reacciones físicas a una tensión no balanceada.



CULPE A LOS CAVERNÍCOLAS



Las reacciones de tensión están arraigadas en nosotros ya que nuestros antepasados eran cavernícolas. Al recibir el mensaje de que lo van a atacar (bien sea su jefe, otros choferes pitando en el trancón, o su cuñado pidiendo un préstamo), su corteza adrenal envía un SOS al sistema pituitario para que produzca adrenalina y cortisol, lo cual inmediatamente aumenta el ritmo del corazón y la presión sanguínea. El cortisol lleva la grasa y las proteínas al flujo sanguíneo y la adrenalina convierte el azúcar que hay en el organismo en energía inmediata. El ritmo del corazón sube como un cohete. Todas estas reacciones ayu

daron a nuestros antepasados a huir de los afilados colmillos de los tigres que se los merendaban de comida, ¿pero qué le hacen a usted?

Estas reacciones fueron adquiridas a través de generaciones para escapar del peligro que amenazaba la vida. Pero imaginemos estas mismas reacciones registrándose en su cuerpo día tras día sin tener a dónde salir, ya que usted no está gastando físicamente las mismas hormonas que los carvemícolas. Esas mismas hormonas retenidas en su cuerpo y sin saber a dónde ir finalmente cobrarán la cuenta. He aquí el daño que sabemos puede ocurrir:

- El aumento del cortisol detiene el sistema de inmunidad y el proceso de sanación.

- La grasa adicional en la sangre, cuando no se convierte en energía, disminuye la cantidad de colesterol "bueno" en la sangre.

- El aumento en la adrenalina eleva la presión arterial y, como efecto secundario, desgasta el potasio del organismo. Esto lo hace más vulnerable a ritmos desiguales del corazón.

- El estrés crónico baja el umbral de estimulación del

cerebro, entonces con el tiempo un menor estímulo provocará una respuesta con estrés.

Con la edad, las arterias coronarias empiezan a taparse, y como las respuestas de estrés se presentan diez o vein

te veces diarias, usted se dará cuenta de que el flujo más débil de la sangre y el corazón trabajando más duro lo convierten en candidato (¡ya adivinó!) para un ataque al corazón. Su cuerpo reacciona diariamente a la tensión mental igual que si lo estuviera persiguiendo el tigre de dientes afilados. Como usted permanece sentado en su escritorio la mayor parte del tiempo, el daño realmente se va acumulando.



ESO NO ES TODO



S i la tensión está destruyendo su corazón, imagínese lo que le está haciendo al resto de su organismo. Hombres de edad madura, tomen nota. Ustedes son especialmente susceptibles á ir ensachando la cintura y a las enfermedades asociadas con esto. El hombre promedio de 45 años pesa casi 10 kilos más que cuando tenía 25. No se ve con sobrepeso porque por lo general ha aumentado en la cintura, lo que fácilmente se disimula con el saco. En realidad, la cintura ahora mide lo mismo que las caderas.

¿Pero qué ocurre por dentro? El colesterol va en aumento, los niveles de azúcar en la sangre son un poco mas altos y la sangre fluye un poco mas lentamente que antes. Estos factores pueden indicar una creciente resistencia a la insulina que precede al desarrollo real de la diabetes en una década mas.



PRUEBA DE ESTRÉS



Tome esta pequeña prueba. Responda con franqueza y vea si de pronto no es tiempo de hacer un cambio en su estilo de vida. Simplemente conteste sí o no.

i usted respondió afirmativamente a mas de tres de las preguntas anteriores, probablemente esta sufriendo de tensión frecuente. Si no esta haciendo algún tipo de actividad que aumente el ritmo del corazón al nivel recomendado, entonces esta sometiendo su organismo a un daño relacionado con la tensión, que le pasara la cuenta más pronto de lo que se imagina. Especialmente si usted es mayor de 40.



SU RITMO CARDÍACO OBJETO



Entonces se ha decidido a hacer alguna actividad física. ¿Cómo saber si la actividad es suficiente o la correcta? Hay dos tipos cíe ejercicio: aeróbicos y anaerobicos. El ejercicio aeróbico (como correr largas distancias o clases de gimnasia) depende cíe una provisión pareja cíe oxígeno del sistema aeróbico.

El sistema anaeróbico proporciona cantidades limitadas de energía durante períodos cortos, como cuando usted corre subiendo las escaleras cuando se atranca el ascensor. Durante los primeros pocos minutos de una sesión cíe ejercicio, ambos sistemas trabajan. Después de diez minutos, si usted mantiene el ritmo cardíaco olajeto, el sistema aeróbico se hace cargo y utiliza la grasa acumulada en el organismo. Una actividad mas intensa hará funcionar el sistema anaeróbico el cual utiliza el tejido muscular para proveer cíe proteína y glucosa al organismo. Esto aumenta el riesgo de lastimarse y no es tan eficiente para el control de peso o para el sistema cardiovascular. El ejercicio moderado durante un tiempo mas largo es mejor que un ejercicio intenso durante un tiempo corto.

Usted debe determinar cual es el ritmo cardíaco objeto para lograr el mejor nivel de ejercicio para su edad. Para determinar su ritmo cardíaco objeto, reste su edad de 220. Durante el ejercicio, usted debe alcanzar entre 70% y 90% de su ritmo cardíaco objeto, según la condición en que se encuentre, por lo menos durante 20 minutos, tres o más veces por semana. Por ejemplo, si usted tiene 40 años, su máximo ritmo cardíaco es de 180 latidos por minuto (220-40). Si usted esta caminando rápidamente, debe alcanzar una capacidad de 70% (162 latidos por minuto), o si esta tratando de correr toda la circunferencia del campo de golf, debe llegar al 90% de capacidad, o sea 180 latidos por minuto (si no se desmaya haciéndolo).



¿QUÉ MÁS PUEDEN HACER?



u la cita con el dentista es en el t tercer piso, suba (y baje) las escaleras en vez de tomar el ascensor. Haga una lista de todo lo que hace que le acelere el pulso: el baile, el trabajo en el jardín, la bicicleta, la

lucha libre, el fútbol, no omita nada. Entonces busque el tiempo para hacer lo que le gusta. Hacer ejercicio con su pareja o con un amigo será mas fácil cuando haya alguien que lo entusiasma o que no lo deja inventar excusas para no ir al gimnasio. Haga algún tipo de actividad física todos los días, no importa lo ocupado que esté. Hacer tres sesiones de 10 minutos de cualquier tipo de ejercicio durante el día será lo mismo que una sesión de 30 minutos y le ayudara a mantenerse en buena salud, pero no será tan bueno como el ejercicio aeróbico.



POR ÚLTIMO



Esta trabajando más y disfrutan-dolo menos? Fíjese en el número de horas que pasa en la oficina y pregúntese, con toda honestidad, si es realmente necesario pasar 12 horas en la oficina cuando probablemente podría trabajar 8 horas con mayor eficiencia y lograr hacer lo mismo.

Si no puede evitar las tensiones en el trabajo, es aún mas importante que sus actividades de recreación sean mas agradables. Examine bien su vida. ¿Disfruta realmente mas cíe ese juego de golf el sábado por la mañana que de una vuelta en bicicleta con su hijo? El tiempo con la familia esta considerado como una de las actividades mas relajantes en las listas de los que han sufrido infartos y han sobrevivido. ¿Tiene que esperar a sufrir un ataque al corazón para darse cuenta de lo que es importante para usted?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?