| 6/3/1999 12:00:00 AM

Plan de negocios .com

La red no se ha masificado del todo, pero el ritmo de crecimiento es vertiginoso. Hay que empezar rápido.

Internet hace rato dejó de ser la novedad de la interconexión que cambió el mundo de las comunicaciones. Ahora es una verdadera oportunidad de negocios que no es sólo viable en países desarrollados o alcanzable sólo por empresas con gran poder económico. Por el contrario, internet es una herramienta que también está cambiando el futuro de las pequeñas y medianas empresas en todo el mundo.



Con el acceso a la red de redes, la forma de llegar a los mercados y a los consumidores finales está empezando a cambiar en todo el mundo. Es un nuevo paradigma en la forma de planear los negocios, el mercadeo tradicional no funciona igual en la red y, en general, todas las áreas de una empresa están sujetas a una sacudida que tal vez nadie se esperaba.



Los centros comerciales no sólo son espacios físicos que la gente visita para hacer compras. Eso es parte del cambio. Hoy son millones de personas en todo el mundo en un centro comercial virtual de internet sin intenciones específicas de compra. Pero la lógica tradicional de las ciudades de cemento se mantiene: a la salida es posible que la gente compre algo.



Lo más interesante de todo es que este gran centro comercial virtual tiene menos barreras para quienes quieran estar en él. No hay grandes inversiones en finca raíz de por medio ni costosas adecuaciones. Podría ser el único sitio en el que una mega corporación y una pequeña empresa estén en igualdad de condiciones. Ese hecho cambia muchos de los conceptos tradicionales del mundo de los negocios. La palabra clave de los negocios modernos es e-commerce o comercio electrónico. Y aunque las cifras de penetración todavía no hablan de la masificación de internet en América Latina, los ritmos de crecimiento indican que esa realidad cambia a grandes velocidades. De acuerdo con International Data Corp. (IDC), los ingresos del e-commerce podrían pasar de los US$170 millones en 1998 a US$ 8.000 millones en el 2003. En Colombia se estima que ya hay, por lo menos, 600.000 personas con acceso a la red y esta cifra puede duplicarse o más cada año. Y aunque no parezca, Colombia es el segundo país, después de Brasil, con mayor penetración de internet entre los consumidores de mayor poder de compra. De acuerdo con las estimaciones de IDC, en Brasil esa penetración es del 28% seguida por Colombia con el 23%, Chile 18,3%, México 15% y Argentina 12,1%.



La expectativa es que en el 2003, el 3,0% de la población lationomaericana tenga acceso a la red. Lo que para Colombia podría representar un mercado de 1,5 o 2 millones de personas. Se trata, entonces, de una apuesta por un futuro que cada vez se acerca más y que seguramente será aprovechado por quienes se preparen desde ahora.



Posibles soluciones



La gama de soluciones posibles para establecer una infraestructura apta para hacer negocios en la web es muy amplia. Las inversiones podrían ir desde la compra de unos paquetes básicos de software, un computador personal y cubrir una mensualidad hasta planes que pueden superar los US$200.000 de inversión inicial. Todo depende de las características del proyecto y de la empresa. Sin embargo, en general, una empresa pequeña o mediana no tendría que incurrir en proyectos demasiado costosos. La palabra clave en estos casos es el outsourcing. Después del plan de negocios, que establezca las características del proyecto de comercio electrónico, sólo se necesitaría contratar con un proveedor el diseño y mantenimiento de la página. Este servicio se conoce como web hosting.



Los costos varían de acuerdo con la cantidad de información y las actualizaciones que requieran las páginas alojadas en la web.



Si el manejo de la información y de los productos que se anuncian requiere una constante actualización y modificación, la empresa debería evaluar la posibilidad de estructurar una especie de departamento de negocios electrónicos con dos o tres personas dedicadas a la parte técnica, de diseño y de promoción del negocio. Por último, la red mundial es un nuevo canal de negocios que debe requerir dedicación exclusiva.

















Para empezar...

Internet ha cambiado la dinámica de los negocios. Esto indica que los supuestos con los que se hace empresa se desbaratan y se reelaboran con más frecuencia que en un negocio tradicional que no tenía el e-business de por medio. Los rápidos cambios de tecnología y el crecimiento acelerado del mercado le imponen un ritmo distinto a este nuevo mundo de negocios.



Establezca prioridades



Los negocios tienen en general dos fuentes posibles para entrar el mundo de los negocios en línea: las relaciones con los proveedores, y las relaciones entre el negocio y el consumidor final. ¿Cuál es la prioridad? Todo depende del tipo de negocio. Es posible que haya un mayor potencial si se empieza por poner en línea las relaciones con los proveedores y clientes corporativos con el objeto de eliminar trámites y agilizar las relaciones... Una empresa podría establecer una página en la web en la que los clientes llenen las órdenes de compra, revisen su estado de inventarios, miren la historia de la relación entre la empresa y ese cliente o en la que un proveedor revise si ya es hora de despachar la siguiente entrega.



Si, en cambio, llegar a los consumidores finales se ve con un mayor potencial, el plan debe ser diferente. Hay que pensar en una página atractiva y vendedora y establecer un plan de mercadeo para llegar a los compradores potenciales. El plan debería incluir los centros comerciales virtuales o portales más visitados por los clientes potenciales, listas de correo y el presupuesto publicitario para los avisos de la web o banners.



Un plan de negocios



Como cualquier posibilidad de negocios, la entrada al mundo del comercio electrónico debe estar precedida de un plan de negocios que permita visualizar con claridad los objetivos del proyecto, los costos y la rentabilidad.



La web está llena de páginas que no dan ningún valor. Es crítico establecer una estrategia para llegar a los clientes potenciales y utilizar al máximo las posibilidades del medio en materia de información. Cada vez que un cliente potencial entre a la página debería dejar información que genere valor para el negocio: un perfil de cliente, intereses, posibilidades y mecanismos de retroalimentación. Internet es una herramienta con posibilidades muy grandes para acercarse a los clientes.



Recurso humano adecuado



La mayoría de los consultores de comercio electrónico recomiendan pensar en personas de mercadeo para los proyectos en internet. Los departamentos de sistemas son el soporte técnico, pero los gerentes de mercadeo deben ser los responsables.

   

La seguridad

Cuando se habla de entrar al mundo de los negocios en línea, la palabra comercio electrónico es obligada y ella implica algo mucho más complejo: las transacciones.



El objetivo final de cualquier empresario de la nueva economía es que los clientes potenciales utilicen la red para realizar compras de bienes o servicios.



Sin embargo, en Colombia las posibilidades transaccionales no están muy desarrolladas y existe el obstáculo de que las operaciones no son lo suficientemente seguras. En general, cuando alguien compra en internet, el número de la tarjeta de crédito queda a disposición de la empresa u organización que está haciendo la venta.



En el mundo ya se están imponiendo los llamados certificados digitales que son como programas que ocultan la información y así los números de tarjeta viajan seguros por la red.



En Colombia todavía no se ha llegado a ese punto, aunque hay avances. Por ahora, la mejor solución es que la confirmación de los cupos de las tarjetas se realice en centrales telefónicas reconocidas (call centers), para que no haya peligro de que personas inescrupulosas utilicen la información de las tarjetas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?