| 8/18/1998 12:00:00 AM

Los verdaderos cerebros del hogar

Aprenda a comprar el mejor computador personal y a meterse en el mundo de la tecnología si no quiere quedarse rezagado.

Durante el lanzamiento mundial de Windows 98 Bill Gates predijo que para el año 2001 la penetración de los computadores personales (PC) en los hogares de Estados Unidos alcanzará al 60% y que un 80% de ellos tendrá conexión a internet.



Seguramente estas cifras no son tan impresionantes para el resto del mundo, pero deberían serlo pues se espera que esa misma tendencia se presente en los demás países.



Se cree que algún día, en un futuro no muy lejano, estos aparatos se convertirán en un electrodoméstico tan importante o más que una licuadora, la nevera o el equipo de sonido. Es más, no es de extrañarse que sean los PC los cerebros que hagan funcionar en red todos los equipos del hogar.



Imagínese que usted desde su oficina pueda programar la temperatura del agua con la que se quiere dar un baño al llegar de trabajar, que le ordena al VHS grabar su programa de televisión favorito o que al acostarse pueda apagar todas las luces de la casa desde la comodidad de su cama sin tener que levantarse. Todas estas cosas y más podrá controlarlas con la ayuda de su computador personal que estará comunicado íntimamente con cada aparato doméstico dentro y fuera de su hogar.



¿Pero qué debe pasar antes de que este mundo informático nos invada? Lo primero es lograr que así como la licuadora, la nevera y el televisor están en prácticamente todos los hogares, los computadores personales también lo estén.



El mercado de la tecnología está abierto a todo el mundo y cada vez lo estará más. La tendencia establece que los precios de los equipos seguirán bajando y eso hará más fácil su masificación.



Sin embargo, aún queda por resolver el problema de la rápida obsolescencia en que caen estos equipos. Esta circunstancia limita el potencial de crecimiento del mercado haciendo que los posibles clientes lo piensen más a la hora de comprar o de actualizar su computador.



Pero la frecuencia con que se hacen los cambios depende básicamente de a cuál de estos tres tipos de usuarios se le está llegando:



* El típico come-tecnología, que no aguanta tener un computador que no corresponda al último grito de la moda. Para este personaje la restricción normalmente es de presupuesto y no de deseos de adquirirlo. Estos individuos están en constante multiplicación y son, por obvias razones, un fuerte potencial de ventas para el mercado.



* El segundo corresponde al que usa normalmente un computador, pero no ha caído en cuenta de lo dependiente que se ha vuelto del mismo. No se considera un afiebrado como el primero, pero la tendencia poco a poco lo va convirtiendo en uno. Este usuario, en contraste con el anterior, no es muy demandante de actualizaciones, por lo menos no por el momento.



* El último tipo de usuario es el corporativo que, al momento de requerir una actualización, se encuentra restringido por el presupuesto de su empresa. Este cliente generalmente establece con anterioridad una política de actualización de equipos y recibe asesoría directa de los grandes proveedores de hardware y software. Sus decisiones en términos de infraestructura técnica deben responder a dos clases de preguntas, primero si lo que se compró sirve para lo que se necesita, y segundo, por qué debe gastar una determinada suma de dinero en la actualización.



La respuesta a este segundo interrogante la dan las compañías de soluciones informáticas, al plantearles nuevas necesidades a las organizaciones y esperando a que por un aumento en los volúmenes de información se haga necesaria la modernización de los equipos.



La sociedad de consumo



¿Qué deben hacer los usuarios para defenderse del ataque consumista al que están sometidos por parte de los productores de tecnología? Realmente nada. Lo cierto es que deben asumir que así como aprendieron a manejar carro, a bailar o a hablar inglés tienen que saber maniobrar un computador, aunque sea el más sencillo, pues de lo contrario quedarán rezagados en el mundo de la tecnología y en el exigente mercado laboral.



Algo muy obvio que todos los usuarios se preguntan cuando a los pocos meses de haber comprado su computador se enteran de que ya está desactualizado es ¿por qué la tecnología evoluciona tan rápido? La explicación más sencilla y contundente es el simple interés comercial de quienes la producen.



Para lograr su objetivo no les basta con lanzar al mercado sus productos, sino que debe haber relaciones entre ellos para poder vender todo lo que fabrican.



Por ejemplo, de nada serviría que Microsoft lanzara su nuevo sistema operacional Windows 98 si no se consigue el hardware que lo soporte, pues no podría venderlo. Y tampoco lo lograría Intel si pone a disposición su nuevo procesador Merced y no hay ningún software que lo aproveche. La industria le ha dado el nombre específico de "WinTel" a la relación entre estos dos gigantes de la informática.



Pero ésta no es la única relación que hay entre compañías del sector. Cabe destacar el esfuerzo que Sun Microsystems está haciendo por impulsar el lenguaje Java. La cantidad de empresas que se encuentran trabajando por el nuevo estándar ­como IBM, NetScape, Oracle, Informix, Lotus­ es enorme.



Tanto Microsoft como Sun Microsystems han luchado por imponer sus estándares, pero al parecer la tendencia es que viviremos entre soluciones híbridas, es decir, con un poco de cada uno.



Los bienes que componen el mercado de la tecnología se conocen como bienes complementarios, es decir, son mutuamente indispensables para poder ser vendidos.



Como consecuencia de todo este complicado mundo de interrelaciones corporativas y del masivo lanzamiento de nuevos equipos, el mayor afectado a la hora de comprar un computador nuevo o actualizar el que tiene es el usuario.



Por ello, Dinero presenta en este informe especial sobre computadores la información necesaria para que usted pueda decidir acertadamente a la hora de escoger un equipo personal. Hay buenas opciones entre los diferentes modelos de Acer, IBM, Compaq y Apple y, del mismo modo, se brindan alternativas para comenzar a navegar en internet.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?