| 4/9/1999 12:00:00 AM

La máquina de hacer software

Softtek trae a América Latina el concepto de "fábrica de software", que durante dos décadas estuvo dominado por la India.

América Latina empieza a competir en el negocio de las "fábricas de software". Softtek, una multinacional mexicana, tiene una de estas fábricas en Monterrey y está montando otras dos en la región, una en Brasil y otra en Colombia. Con esto, nuestro país entra en la onda de la producción de software a gran escala para clientes en el exterior. Según los planes, la sede colombiana será construida en Medellín y estará lista para finales del próximo año. Con ella se aspira a abastecer los mercados de Estados Unidos y otros países de América Latina.



¿Qué son las fábricas de software? Con este término se denomina a cierto tipo de empresas que son capaces de armar grandes equipos de ingenieros y programadores (a veces, integrados por más de 100 personas) para desarrollar software según la demanda de clientes específicos. Las fábricas se instalan en países donde hay programadores de alta calidad, pero con un fuerte diferencial de salarios frente al país que compra el software, de modo que el cliente puede realizar un ahorro importante. Mientras que en Estados Unidos el salario de un programador se acerca a US$50.000 anuales, en América Latina llega a US$16.000 y en India es de US$10.000.



Lo que una empresa como Softtek hace es ensamblar grandes equipos de ingenieros para trabajar con una metodología homologada internacionalmente. El trabajo exige aplicación la rigurosa de la implementación, conocimiento de las necesidades del cliente y dominio de todas las herramientas, además de un estricto control de calidad.



Los productos usuales que se trabajan en las fábricas son conversiones de año 2000, software hecho a la medida para control industrial, software para manejos de diferentes monedas en multinacionales, mantenimiento de aplicaciones específicas, software de integración para fusiones entre empresas, conversiones del Euro, etc.



Durante casi dos décadas, los hindúes fueron los reyes de este mercado. Sin embargo, hoy enfrentan la competencia de esta multinacional de origen mexicano, la cual, gracias a su cercanía al mercado de Estados Unidos y al estrechamiento de las relaciones entre México y ese país, rápidamente ha ido conquistando posiciones allí, desplazando a los hindúes. Aun así, éstos siguieron siendo muy fuertes y concentraron sus esfuerzos en Europa, donde Softtek también ha incursionado pero de manera muy tímida. La meta, según lo expresa Ricardo Delgadillo, gerente general para Colombia, es "consolidar la posición de liderazgo en el resto de América y luego sí expandirse con fuerza a otros continentes".



Aunque la empresa esta prácticamente sola a este lado del mundo y tiene ventajas sobre su único competidor global, escribir código barato no es su único negocio. Las fábricas de software son el complemento de su principal actividad, la integración de servicios informáticos, que ha trabajado con éxito durante 16 años. En este campo, por supuesto, hay muchos más competidores. Sin embargo, ninguno cuenta con su propia fábrica de software, lo que implica una importante diferencia a su favor.



La meta es consolidar el liderazgo en toda América y luego si expandirse con fuerza a otros continentes.



La instalación



Aunque la infraestructura técnica para una fábrica de software es bien exigente (la de Monterrey costó unos US$10 millones), el principal factor por considerar es el recurso humano.



Si no se logra que el equipo programador tenga los conocimientos necesarios y sea suficientemente ágil para adaptarse a nuevas tecnologías, no hay negocio.



En este momento, trabajan en Softtek en Colombia 120 personas, de las cuales 103 son ingenieros y técnicos. Cada mes están contratando entre 4 y 10 personas adicionales según la demanda. Cuando Softtek contrata ingenieros recién graduados, los somete a un entrenamiento que cuesta entre US$3.000 y US$15.000, según la tecnología en que se especialice cada persona. Estas sumas no incluyen el reentrenamiento en que se incurre a medida que aparecen nuevos avances.



La capacitación no es solamente técnica, sino que abarca las metodologías de trabajo de la empresa, diseñadas para evitar los principales problemas en la producción de software: incorrecta identificación de las necesidades, mala proyección de tiempos y sobrecostos. El centro de la metodología es la unificación de criterios con el cliente y la exhaustiva determinación de todos los requerimientos y necesidades del usuario.



"Desde Colombia se abastecerá todo el mercado de América Latina", Ricardo Delgadillo, gerente para Colombia. Por otra parte, Softtek aprovecha las sinergias entre los países en los cuales opera y movilizando recursos calificados entre ellos.



Softtek presta sus servicios hoy en más de 110 áreas diferentes de negocio y cuenta en cada una de ellas con lo mejor de su experiencia mundial. A medida que se da la integración internacional de esta industria, Colombia comienza a surgir como un semillero altamente calificado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?