| 9/1/1997 12:00:00 AM

La conquista del Oeste

Dos colombianos, inventores de un potente antivirus, están a punto de abrir oficina en Silicon Valley, la meca de los computadores.

Uno de los más graves problemas que enfrentan los usuarios de computadores es el de los virus. Esta enfermedad ataca a cualquier computador y puede llegar a ser letal. Aunque hay muchos antivirus, no todos son efectivos y no todos sirven para todo tipo de virus. Según la National Computer Security Asociation -organización que agrupa a las compañías dedicadas a la seguridad informática-, el año pasado el 90% de las compañías estadounidenses tuvieron incidentes con virus.

El costo de los virus es enorme. En promedio, cada empresa afiliada a la NCSA invirtió 10 días de trabajo de un empleado para solucionar los problemas causados por cada uno de los virus, y tuvo que incurrir en gastos equivalentes a 8.100 dólares (unos 9 millones de pesos) en cada caso.



Todo lo anterior, a pesar de que el 97% de estas compañías utilizaba por lo menos un antivirus tradicional. Por eso, la investigación en ese campo es cada día más exigente y costosa.



Lo sorprendente es que, sin contar con los recursos de las grandes compañías del área informática, dos ingenieros colombianos desarrollaron un antivirus que, al parecer, podría impactar considerablemente el mercado de este tipo de software. Conocedores del producto aseguran que, en su campo, este invento podría tener repercusiones similares a las que tuvo la penicilina en la salud humana. Exagerado o no, lo cierto es que a los inventores del antivirus no les tembló la mano para llamarlo Compucilina.



Los inventores de la penicilina para computadores son Jorge David Herrera de 28 años y Luis Bernardo Chicaíza de 27, dos ingenieros egresados de la facultad de sistemas de la Universidad de los Andes, en Bogotá, en donde fueron estudiantes destacados durante toda su carrera. Herrera y Chicaíza crearon una empresa que se llama Solinfo Ltda. en la cual se produce la Compucilina, de la que se han vendido más de 90.000 licencias.



Hace pocos meses abrieron oficinas en México y en corto tiempo esperan ingresar al renombrado Silicon Valley, meca de la industria informática en el mundo y sitio donde se lleva a cabo la mayor parte de la investigación de punta en el sector. Los ingenieros andinos están convencidos que desde allí podrán dar a conocer y podrán comercializar su producto en el mercado mundial.



Cura para todo



La creación del software comenzó en 1987 cuando Jorge David ideó la cura para uno de los primeros y más conocidos virus que llegó al país, el Ping-Pong. A partir de entonces, y junto a su socio Luis Bernardo, fueron creando vacunas para cada uno de los virus que iban apareciendo en los computadores de la universidad y de sus amigos.



Pero su ingenio creador fue más allá de desarrollar simples vacunas. Buscaron la forma de crear un programa que, según Jorge David "no solo curara sino que previniera el daño", y dieron a luz la "penicilina" para esta grave enfermedad mundial. El resultado es un producto que se diferencia sustancialmente de todos sus competidores.



En el mercado hay muchos antivirus. Entre los más conocidos están el británico Dr. Salomon's Software y el estadounidense McAfee. Este último, creado por la compañía McAfee Associates Inc., se utiliza en la red de usuarios Compaq de Colombia y ha tenido ventas superiores a 80 millones de dólares en lo que va corrido del año en el mundo.



Todos los antivirus funcionan de forma similar. En su interior se encuentra un listado de casi 10.000 virus que pueden identificar y eliminar en el momento en que el mal aparece en el computador. Se diferencian, básicamente, en la cantidad de virus que reconocen y en el programa en que actúan.



Cada día, sin embargo, los virus son más difíciles de combatir. La era del ciberespacio ha traído nuevos virus que navegan libremente por el Internet o por el correo electrónico y no son identificables por aquellos antivirus que carecen de actualización permanente.



Esa es una de las razones para que, por ejemplo, Compaq de Colombia esté pensando en cambiar el sistema que utiliza actualmente para combatirlos. Hasta el momento, si un usuario de Compaq tiene un virus debe ingresar a la red y allí el antivirus McAfee identifica la infección, y si reconoce la causa de la enfermedad, la destruye.



Pero si viene de fuentes externas, es muy posible que no lo identifique. Por esta razón, según Oscar Gil, gerente de sistemas de Compaq, la empresa piensa incluir en cada computador la versión de antivirus que ofrece la empresa Cheyenne Software, la cual revisa y ataca cualquier virus que venga por correo electrónico o en un documento de attachment que llegue por esta misma vía.



Algo similar sucede en otras empresas. Para Juan Manuel Sarmiento, Information Technology Manager de Microsoft, el dolor de cabeza para Windows 95 es el virus Prank, que ataca los macros (comandos de función múltiple) de los archivos de Excel.



Microsoft utiliza el antivirus F-Prot, producido por Comand Software, que se actualiza cada dos meses para combatir los nuevos virus.



En general, hay antivirus especializados para cada caso. Para un virus que ataque los macros está el PC-Cillin 97; para los virus de sistemas empresariales de red la compañía Trend Micro Incorporate, distribuida por Atlantic Pacific en Colombia, ofrece el Server Protect para NetWare o para Windows NT.



Si el problema viene con Internet o Java, esta misma compañía tiene en el mercado los antivirus InterScan Virus Wall y Scan Mail, este último para Notas de Lotus. Todos tienen, sin embargo, un poder limitado.



La compucilina



Por eso es tan importante el descubrimiento de los dos jóvenes ingenieros colombianos. Porque la compucilina, según sus creadores, ataca todos los daños producidos en cualquier aplicación dentro de un computador.



Aunque la explicación del sistema operacional de la Compucilina es compleja para la gran mayoría de usuarios de computadores, su funcionamiento es simple e interesante.



Para entender su accionar es necesario recordar cómo aparece esta enfermedad tecnológica. Cuando un virus ataca un computador deja su huella en los primeros comandos del programa infectado, esta huella se identifica cuando corre el programa, debido a las series de números o letras que deja impresas y a los cuales se les da un nombre. Entre los más famosos están Viernes 13, Tequila, Caballo de Troya o el viejo Ping-Pong.



Cada virus tiene una ubicación especial y puede causar problemas diferentes. Es posible que un usuario normal jamás se dé cuenta que un virus está haciendo de las suyas en su computador y sólo se entere en el momento en que su disco duro no funcione más.



Este hecho se convirtió en la preocupación principal de estos dos inquietos ingenieros colombianos, que buscaron la cura definitiva para este problema y crearon el que, al parecer, es el remedio.



El programa criollo tiene una diferencia radical con los antivirus comunes: no necesita el listado de virus, aunque lo tiene. Para atacarlos, simplemente identifica el problema y lo resuelve. Esta es la razón por la que la Compucilina ataca y atacará cualquier virus que entre en un computador.



La función principal de este software es comparar el programa de la memoria del computador y el mismo programa en el momento en que se corre o abre. De esta forma descubre las variaciones que un virus pueda causar, y mediante un aviso que aparece de inmediato en la pantalla le informa al usuario que ha encontrado una anomalía en el momento de correr el programa infectado y que puede ser un virus o un daño en el mismo. Finalmente, da la opción de corregirlo o curarlo según sea el caso.



Este producto, por si las dudas, es netamente colombiano. Como dice Luis Bernardo Chicaíza "nosotros en Colombia tenemos excelentes creadores de software y nos reconocen en el gremio internacional".



Ya ingresaron al mercado mexicano con Solinfo México, y gracias a la experiencia y a los diferentes contactos con empresas estadounidenses, el proyecto de Solinfo en el futuro cercano es ingresar al mercado del norte.



Su meta es entrar por la puerta grande y por ello se preparan para abrir oficina en uno de los centros más importantes en tecnología de computadores del mundo, Silicon Valley, en el estado de California.



El 20% de las 100 empresas más grandes en tecnología electrónica y software tienen sus raíces allí.



Empresas de renombre como Hewlett Packard, Oracle, Cisco Systems, Apple Computer, NetScape, Sun Microsystems, Intel y muchas más, tienen sus oficinas centrales en Silicon Valley.



Este lugar se ha convertido en un mito para todas aquellas pequeñas empresas que tienen algo novedoso para venderle al mundo, y muchas de ellas llegan a instalarse en ese lugar. Las estadísticas muestran que allí se crean alrededor de 11 compañías a la semana.



Con la ayuda de Proexport y de asesores internacionales, Solinfo quiere mostrarle al mundo que en Colombia hay talento creador y que Compucilina es la penicilina que el mundo de la informática esperaba para acabar con la molesta, dañina e ilegal enfermedad de los virus.



¡Qué bueno que lo lograran!
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?