La "banda" suena en serio

| 6/23/2000 12:00:00 AM

La "banda" suena en serio

Lo que viene en Colombia es un gran desarrollo de los canales de acceso. Los jugadores globales de telecomunicaciones ahora sí van con todo.

El primer semestre del 2000 terminará siendo histórico en el mundo de las telecomunicaciones. El sector, antes de finalizar junio, habrá dado un giro radical en su estructura, tipo de jugadores y perspectivas futuras.

La compra de una participación del 51% de Celumóvil y una participación importante en Cocelco por parte de Bell South, la capitalización de Comcel con la entrada de Telmex, la licitación de LMSD, un servicio de banda ancha inalámbrica y la entrada de un jugador internacional a la ETB representan hitos claves en el negocio. Esas operaciones representaron inversión extranjera por cerca de US$1.000 millones, señal muy clara de las grandes perspectivas del negocio en Colombia, a pesar de las dificultades actuales.



Todo por la banda



Pero detrás de esos grandes negocios se produce un gran empujón al desarrollo de los canales de acceso para la transmisión de datos. Con la presencia estratégica de esas empresas internacionales (muchas de ellas antes solo eran inversionistas de portafolio), Colombia verá en los próximos años el desarrollo que tanto se ha esperado en las autopistas de información, la banda ancha.



¿La razón? Internet no da espera. Con el volumen de datos duplicándose cada dos meses, los canales se hacen cada vez más estrechos. La firma Salomon Smith Barney estima que las oportunidades de negocio que genera esta necesidad de transmitir datos por la red en América Latina representarán ingresos para las empresas de telecomunicaciones por cerca de US$35.000 millones en el 2009, cifra de la que Colombia podría ofrecer oportunidades de negocio por unos US$3.500 millones en ese año.



Estos ingresos futuros se explican por las ventas de acceso a la red para empresas, familias, los ingresos por comercio electrónico (las empresas al ser el canal de las transacciones perciben una parte de la operación) y el hosting o alojamiento de páginas de internet. Salomon estima en 37% el crecimiento compuesto anual de los próximos diez años.



El mercado empresarial



Uno de los negocios más prometedores es el del mercado corporativo de banda ancha (lo que Salomon denomina wholesalers). Justo la semana pasada se cerró la licitación para proveer este servicio por medio de la tecnología inalámbrica LMSD. Diez empresas pagaron US$30 millones por las licencias para ofrecer servicios en una parte del espectro que permite dar acceso de alta velocidad para empresas. Fueron dos licencias nacionales y 14 para operar en Bogotá y las demás ciudades principales del país.



¿Cuál es el negocio de la banda ancha? Las perspectivas son muy prometedoras. Las estimaciones de Salomon Smith Barney indican que hoy existe un mercado corporativo de banda ancha valorado en US$390 millones en toda América Latina y el negocio crecería hasta el 2010 a los nada despreciables US$13.293 millones.



La participación de Colombia en el negocio puede ser del 10% como mínimo. Esto indicaría que el valor de hoy de los ingresos por los que van a competir las empresas de banda ancha se acerca a los US$3.430 millones. Esta es la torta de ingresos a la que aspiran los nuevos operadores que ganaron la licitación del LMSD en el curso de la próxima década.



Hoy existen en Colombia diversos proveedores de banda ancha. Empresas como ImpSat, Diveo, FirstCom(AT&T Latin America) son jugadores importantes del negocio. También están las telefónicas locales como ETB y EPM, Telecom y empresas como TV Cable.



Las nuevas empresas de LMSD van por al menos el 20% de la banda ancha en Colombia, lo que representaría ingresos por unos US$600 millones de hoy en los próximos 10 años. Si la inversión en licencias fue de US$30 millones, más lo que sea necesario para operar, el negocio podría tener un margen interesante.



Cambio de fondo



Pero la recomposición del sector es más que evidente. El negocio tiene dos grandes tendencias de las que los analistas vienen hablando desde hace tiempo, pero cada vez son más claras: la globalización y la convergencia. En primer lugar, los grandes jugadores del negocio en Colombia hoy son firmas globales como Bell South, Telmex y Bell Canada, Diveo y AT&T. ETB queda convertida en un jugador global con la privatización y la licitación de LMSD le dio entrada a otra empresa internacional fuerte en el negocio de la banda ancha: FirstMark, una firma europea relativamente nueva pero que hace muy poco recibió financiamiento de capitalistas de riesgo internacionales por US$1.000 millones.



La otra tendencia clara es la convergencia. Empresas como Bell South, Telmex o la nueva ETB no le apuntan a prestar un solo servicio. Van por el mercado completo de telefonía inalámbrica, acceso a internet, telefonía fija y hasta desarrollo de contenidos.



No en vano el grupo Bavaria cada vez integra mejor sus medios de comunicación, su alianza con UOL y sus participaciones en Celumóvil. Y seguramente la alianza de Telmex y Microsoft para uno de los portales de contenido más grandes de América Latina (www.latam.msn.com) también dará de qué hablar en Colombia.



Todos estos movimientos les están planteando un enorme reto a las empresas que aún son estrictamente locales como Telecom, EPM y Orbitel.



En un mercado en el que priman las economías de escala, el acceso a tecnologías de punta y grandes capitales, las alianzas, las ventas y las fusiones tendrán que ser sus próximas movidas naturales para defender mercados y consolidar ventajas competitivas.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.