| 9/24/1999 12:00:00 AM

Infraestructura para el futuro

¿Quién va a construir la infraestructura de la nueva economía? Colombia debe responder pronto este dilema o solo podrá aprovechar una mínima parte del potencial de negocios de internet.

Colombia debería invertir más de US$500 millones durante los próximos 5 años para consolidar una infraestructura de internet robusta, que esté a la altura del vertiginoso crecimiento de la demanda y de las posibilidades del comercio electrónico. Estas inversiones incluyen la creación un backbone nacional, en el cual todas las empresas involucradas deben realizar inversiones importantes en el fortalecimiento de su infraestructura, conexiones internacionales, nacionales y locales, además del mantenimiento y la administración de estos.



¿Por qué invertir tanto? Simplemente, para aprovechar la fuerza que internet puede imprimirle a la economía. El volumen del comercio electrónico está a las puertas de un crecimiento exponencial en América Latina. Según IDC, una firma especializada en el seguimiento del mercado informático, las transacciones de comercio electrónico en la región fueron de US$167 millones en 1998, pero para el año 2003 llegarán a US$8.000 millones. Esto implica una tasa de crecimiento anual del 116%.



Colombia es uno de los países latinoamericanos donde más está creciendo el uso de internet. Entre julio de 1998 y julio de 1999, el número de hosts (computadores directamente conectados a la red y que les prestan servicio de conexión a otros) creció en 174%, el porcentaje más alto de la región. El país está tratando de recuperarse de su atraso. Según el Banco Mundial, Colombia tenía en 1998 cerca de 3 hosts por cada 10.000 habitantes, mientras que Chile y Argentina tenían 15 y México tenía cerca de 9. La disponibilidad de líneas telefónicas y computadores personales en relación con la población es similar en nuestro país al promedio de América Latina, pero el número de hosts es muy inferior.



Colombia necesita una infraestructura de internet robusta para aprovechar las enormes oportunidades de la nueva economía.



Invertir en infraestructura



Todo esto lleva a que hay que hacer grandes inversiones en infraestructura para aprovechar las oportunidades que brindará la nueva economía de internet. Ya se ha dado un avance importante con la creación de los NAP Colombia y Andino, además la llegada a Colombia de dos nuevos sistemas de cable submarino (Cable panamericano y Cable Maya) y el primer tendido de fibra óptica de 700 Km. que une las ciudades de Bogotá, Cali y Medellín como parte de la red troncal que conectará las principales ciudades de Suramérica también conocido como el proyecto Impsat 2000 con una inversión superior a los US$250 millones.



El backbone nacional deberá cumplir algunos requisitos mínimos, como enlaces no inferiores a E1 (2 Mbps), creación de nuevos NAP regionales (en ciudades como Medellín y Cali), cableado local y nacional en fibra óptica, conexiones redundantes a las conexiones internacionales y eventualmente la consolidación de un solo canal internacional para los ISP más pequeños, que les permita beneficiarse de las economías de escala para reducir sus costos.



El crecimiento de internet y la demanda de toda la gama de servicios asociados en las redes colombianas obligó a que 12 de las compañías proveedoras de servicios de valor agregado más importantes del país se unieran para crear lo que se conoce como el NAP Colombia (Network Acces Point) administrado por la CCIT (Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones), que cumple 9 meses de operación.



"El NAP Colombia es un punto local de interconexión de las redes de las empresas que en Colombia prestan el servicio de acceso a internet o ISP (por las siglas de Internet Services Provider o Proveedor de Acceso a Internet) con licencia de valor agregado", explica Sergio Martínez, presidente ejecutivo de la CCIT.



Los ISP que hoy no están conectados al NAP Colombia tienen que utilizar canales internacionales para conectarse al backbone de internet ubicado en Estados Unidos. De esta forma, si un usuario residencial o corporativo consulta páginas o envía correos a servidores locales en el edificio del frente o en una ciudad cercana, deberá ir hasta los NAP de Estados Unidos y volver. El NAP Colombia ofrece la posibilidad de acortar distancias, mejorar los tiempos de respuesta (mayor velocidad) y reducir dramáticamente los costos, ya que no es necesario utilizar los canales internacionales para realizar intercambio de tráfico entre los distintos ISP nacionales.



Las empresas que conforman el NAP Colombia son Americatel, Andinet, Colomsat, Comsat, Empresas Públicas de Medellín, GlobalOne, IBM, Impsat, InterRed, MultiNet, Rey Moreno y TeleGlobe. De estas, 8 ya están conectadas (6 vía microondas y 2 por fibra óptica) y las otras cuatro esperan estarlo antes de finalizar el año.



La infraestructura actual de internet en Colombia o backbone es insuficente. El NAP no está respondiendo a las necesidades del comercio electrónico ni al auge de las nuevas tecnologías de la red. Empresas públicas y privadas van a tener que hacer cuantiosas inversiones en los próximos 5 años. Lo primordial es desarrollar NAP locales y redes para internet de alta velocidad.



Por su lado, Telecom tiene su propio plan en materia de infraestructura de internet. Además de estar en la etapa final de proyecto del NAP Andino (que se espera esté en pleno funcionamiento antes de finalizar el año), el cual integrará el tráfico de ISP nacionales e internacionales como Venezuela y Ecuador, planea consolidarse como el ISP y ASP (Applications Services Provider) más importante del país, no solo ofreciendo acceso a internet y correo electrónico sino también hosting, colocación de servidores, comercio electrónico y outsourcing de servicios asociados. Para esto, Telecom estima realizar una inversión de más US$5 millones en los próximos 6 meses.



En Colombia hay unas 55 empresas que ofrecen servicios de comunicaciones de valor agregado, lo que muestra que las empresas están demandando cada vez más servicios de internet, datos, voz y video. "Las telecomunicaciones en Colombia han bajado sus costos en forma significativa y en la medida en que haya más competidores y crezca la demanda, los precios seguirán bajando", afirma Carlos Humberto Londoño presidente para Colombia de Comsat.



El reto tecnológico



A pesar de todo, la distancia que separa la infraestructura para comunicaciones vía internet que tenemos hoy y la que deberíamos tener hacia el futuro es demasiado grande. Las inversiones no se hacen al ritmo que se necesita, porque las empresas esperan hasta que perciben una demanda clara antes de ampliar su capacidad. Pero no hay demanda porque la capacidad no es suficiente, de modo que el acceso es difícil y las empresas llegan fácilmente a sus picos de capacidad. Para romper el círculo, hay que invertir.



¿Quién va a hacer las inversiones? Posiblemente, tendrá que ser el Estado el que dé el primer empujón. El Ministerio de Comunicaciones acaba de contratar un equipo de consultores canadienses del Ministerio de Industria de ese país para diseñar el plan estratégico de informática para la próxima década. En dos meses saldrán conclusiones sobre los pasos que hay que dar, no solo para adecuar la infraestructura que se requiere, sino para establecer un camino que permita la masificación en el uso de las tecnologías y la red de redes, que es urgente para evitar que la brecha entre ricos y pobres (conectados y no conectados) sea cada vez más amplia.



El reto que tiene Colombia en materia tecnológica es enorme y no será posible sin una fuerte alianza estratégica entre Gobierno y empresas privadas que aseguren los recursos económicos e intelectuales que se requieren.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?