Facturas en el ciberespacio

| 11/24/2000 12:00:00 AM

Facturas en el ciberespacio

La tortura de pagar facturas ya es una operación ágil y segura por internet. Colombia tiene todas las condiciones para que este servicio se masifique rápidamente.

En las semanas recientes, los usuarios de varias entidades financieras han encontrado un nuevo servicio a su disposición: el pago de facturas por internet. Entidades como el Banco de Colombia, el Banco de Bogotá, Conavi y Davivienda están ofreciendo el servicio. El Citibank incluso ha montado mispagosaldia.com, una operación especializada que funciona completamente separada del banco. Con esto se ha abierto un nuevo frente en la carrera de la banca colombiana hacia el aprovechamiento de las oportunidades de la banca en línea.

El pago de facturas es visto en el mundo entero como una de las áreas de mayor potencial para negocios en internet, lo que se conoce como una killer application. Se trata de una necesidad que tiene todo el mundo y que se resuelve actualmente fuera de internet a grandes costos para todos los implicados. El uso de internet permitiría solucionarla a un costo mucho menor en términos de tiempo y dinero. En Estados Unidos, se calcula que el costo de la emisión y proceso de una factura electrónica se reduce a la mitad al pasar de papel a internet.



Sin embargo, el servicio se ha demorado en pegar. En Estados Unidos apenas comienza a tener acogida entre los consumidores. La firma consultora Jupiter Communications estima que apenas 700.000 hogares en Estados Unidos, un país con más de 250 millones de habitantes y donde la penetración de internet se acerca al 50% de los hogares, utilizan servicios de pago de facturas por este medio. La firma espera un crecimiento vertiginoso, para llegar a 41 millones de hogares en el 2005. Las ventajas del pago electrónico harán que los consumidores superen pronto sus reservas sobre seguridad y conveniencia.



Colombia arranca



La experiencia de adopción del servicio de pagos de facturas en Estados Unidos no tiene que replicarse exactamente igual en Colombia. Existen razones por las cuales el proceso podría ser más veloz, dentro de las restricciones que impone el bajo acceso a internet en nuestro país. En Estados Unidos hay excelentes alternativas para que las personas paguen sus cuentas desde su hogar, empezando por el envío de cheques por correo, mientras en Colombia esa posibilidad no existe y todavía vivimos en el mundo de las largas colas frente a las ventanillas. Lo lógico sería que en Colombia nos saltáramos la etapa del envío de cheques por correo y nos fuéramos directo al pago por internet.



Por otro lado, también hay restricciones que nos harían ir más despacio. En general, nuestra cultura empresarial es más reacia a aceptar cambios que vienen con un movimiento hacia internet, como compartir bases de datos y clientes. Estas barreras psicológicas pueden frenar el avance.



El potencial del servicio en Colombia es enorme y, a medida que su acogida aumente, se convertirá en uno de los motores del uso de internet en nuestro medio. Según Antonio Ucrós, de IQ Outsourcing, firma colombiana especializada en este tema, en el país se emiten 11 millones de facturas cada mes, con un costo de impresión que fluctúa entre $400 y $1.500, y un costo de distribución entre $400 y $800. Los colombianos han demostrado que, una vez han superado el temor inicial, adoptan con entusiasmo las nuevas tecnologías bancarias, como lo demuestra el uso extendido de los cajeros electrónicos en todo el país.



El servicio más ambicioso lanzado hasta ahora en Colombia es mispagosaldía.com, una página dedicada al pago de facturas. La página cuenta con el respaldo de Citibank, pero es una empresa aparte y para acceder a sus servicios no hace falta ser cliente de Citibank. El usuario solo tiene que registrarse para utilizar este servicio sin costo. El servicio funciona también por la red Servibanca. Los servicios se pueden pagar con cualquier tarjeta débito de las entidades asociadas a Servibanca. El usuario recibe otros beneficios, como la impresión de las facturas y el historial de las facturas pagadas. En las pocas semanas que lleva en funcionamiento, ha acumulado cerca de 2.000 usuarios registrados.



Los otros bancos que han iniciado la prestación del servicio (Bancolombia, Banco de Bogotá, Conavi y Davivienda) plantean ofertas similares en términos de las funciones, es decir, el pago de las facturas es gratuito para el usuario, es posible programar los pagos, recibir anuncios sobre los próximos vencimientos... En este momento, todos ofrecen la posibilidad de pagar los principales servicios públicos y las cuentas de celular y han emprendido una carrera por afiliar empresas para que facturen por medio de su red.



Para las empresas facturadoras, la operación es sencilla y tiene muchas ventajas. Deben afiliarse con la entidad que ofrece el servicio y establecer un convenio para la realización de los pagos. El costo por lo general se establece como un balance de efectivo que el facturador debe mantener en cuenta corriente en el banco por un tiempo determinado. Las condiciones específicas de ese balance dependen del volumen que muevan las facturas, el número de usuarios en la base de datos, la frecuencia de los pagos...



Dadas las circunstancias, mispagosaldia.com inicia el juego en la posición de ventaja. Es claro que en esta competencia va a ir más rápido quien logre acumular el mayor número de facturadores inscritos, pues los usuarios se dirigirán hacia ese servicio. La plataforma abierta de mispagosaldia.com, en la que los facturadores pueden tener sus cuentas en cualquiera de las entidades afiliadas a Servibanca, tiene por esto la mejor posición. Para estar en los demás servicios, el facturador debe tener cuenta y mantener un balance en cada una de las entidades. Es de esperar que Mispagosaldia sume facturadores con mayor rapidez.



Esto, sin duda, es temporal, pues también cabe esperar que la situación evolucione rápido y las distintas entidades pronto aglutinen servicios en grupos grandes, alrededor de las redes establecidas por los cajeros automáticos.



Antonio Uribe, presidente de Citibank en Colombia, afirma: "Hay muchas resistencias en nuestro medio a avanzar hacia plataformas más abiertas. Cada entidad teme perder control sobre sus clientes en ese tipo de modelo. Nosotros estamos de acuerdo en que se pierde control, pero además pensamos que eso es inevitable. Si ese es el escenario, lo mejor es avanzar antes que los demás y aprovechar las ventajas que tiene quien se mueve primero".



El futuro



El potencial en Colombia es muy grande, pero la velocidad a la cual avancemos dependerá de que las entidades financieras, los facturadores y los consumidores venzan sus temores y pongan su parte en este nuevo desarrollo.



Las entidades financieras deben avanzar hacia sistemas abiertos, en los cuales compartan estándares y plataformas comunes. En el pasado, lo importante era ser dueño de los clientes. Pero, ahora, hay que aceptar que los clientes son móviles y van hacia la entidad que les haga la mejor propuesta de valor. Las entidades financieras deben esforzarse menos en defender sus plataformas individuales y más en optimizar sus propuestas para unos clientes de alta movilidad.



Por su parte, los facturadores tendrían que abrir sus bases de datos y, apalancados en ellas, concentrarse en proveer mayores servicios a los clientes. La posibilidad de ofrecer facturas detalladas, por ejemplo, es hoy limitada porque los facturadores se oponen a avanzar con mayor velocidad. Y, finalmente, los clientes deberán vencer sus recelos sobre la seguridad en internet y utilizar al máximo este sistema. Los temores sobre seguridad en las transacciones no tienen hoy una base sólida en la realidad cuando se trata de entidades financieras serias.



Colombia podría avanzar rápido, dada la existencia de las redes nacionales de cajeros automáticos y de los sistemas ACH (Automatic Clearing Host), que permiten hacer operaciones de concentración y dispersión de fondos mediante el back office de los bancos (Citibank escogió a Colombia como el primer país latinoamericano donde lanza este servicio precisamente a causa de estas ventajas que ofrece el entorno). Sin embargo, estos sistemas se están empleando muy por debajo de su potencial. Si la demanda de los consumidores lo exige y la competencia entre los oferentes se impone, como es de esperar, la facturación por internet será una realidad cotidiana muy pronto en nuestro país.



El hecho

El pago de facturas por internet es uno de los negocios con mayor potencial en la nueva e-conomía.Y ya es un hecho en Colombia.



El mercado

Se estima que en Colombia se emiten cerca de 11 millones de facturas por mes. Es un mercado natural para los bancos y entidades financieras.



Las apuestas

Citibank lanzó mispagosaldia.com como una unidad independiente que espera obtener utilidades por el flujo de dinero que las empresas y los usuarios manejan en facturación.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.