América Latina y la economía digital

| 4/27/2001 12:00:00 AM

América Latina y la economía digital

Steve Ballmer, director ejecutivo de Microsoft, analiza las necesidades tecnológicas de América Latina.

Tras muchos años de esfuerzos por alcanzar la estabilidad económica, da mucho gusto ver a América Latina transformarse en una región de grandes oportunidades económicas. A medida que la región se convierte en una parte cada vez más importante del mercado global, la tecnología desempeñará un papel clave para asegurar que los ciudadanos y las naciones latinoamericanas prosperen y compartan los beneficios de la economía global.

En el mundo cambiante y competitivo en el que hoy vivimos, estas oportunidades exigirán emplear a fondo la creciente reserva de talento y creatividad de las sociedades latinoamericanas. Como en otras partes del mundo, será importante que las empresas y los gobiernos se adapten ágilmente a un entorno económico cambiante. Su capacidad para sumarse al cambio y dominar la tecnología del siglo XXI determinará la velocidad con que América Latina avanzará hacia el futuro.



Esta, sin duda, promete ser una gran aventura, y Microsoft y sus socios estratégicos están listos para participar plenamente en ella. Podemos contribuir con nuestra gran experiencia en la industria, nuestro conocimiento tecnológico y nuestro espíritu de colaboración, para alcanzar nuestra visión de impulsar a la gente con gran software, en cualquier lugar, en cualquier momento y desde cualquier dispositivo.



Nuestra propuesta para las empresas latinoamericanas se resume en dos elementos centrales. El primero es propiciar --por medio de nuestra visión .Net-- la agilidad que necesitan hoy las empresas para vencer los obstáculos internos y externos a la innovación, así como para anticiparse y responder velozmente a las necesidades cambiantes de sus clientes. La tecnología puede incrementar considerablemente la creatividad, eficiencia y productividad de los negocios. Les permite a las empresas competir efectivamente en la economía digital de un mundo global con la capacidad de tomar decisiones con rapidez y flexibilidad. Nuestro segundo concepto básico es software. Es lo que mejor hacemos. Es lo que nos impulsa cada día a proveer soluciones tecnológicas que permiten a nuestros clientes administrar sus negocios con menores costos y mayores ganancias, y responder rápidamente a condiciones cambiantes de mercado y competencia. A partir del estándar compartido del lenguaje XML y del tipo de servicios electrónicos en que Microsoft invierte con nuestra estrategia .Net, seremos capaces de facilitar la transición de un mundo donde la mayoría de la información se encuentra guardada en almacenes digitales a un mundo interconectado, donde la gente y las empresas se comunicarán y compartirán información directamente por PC, internet, teléfonos celulares, la televisión y otros dispositivos y redes.



El software de Microsoft ofrece a sus clientes calidad empresarial de clase mundial, un apoyo formidable en todas sus labores y los beneficios de una rápida implementación. Permite a empresas de todos tipos y tamaños generar oportunidades virtualmente ilimitadas a partir de las necesidades de sus clientes, a la vez que provee a sus empleados tecnologías que estimulan y maximizan su productividad. En suma: soluciones tecnológicas completas.



Latinoamérica está cada vez más inmersa en un mundo globalizado donde la interdependencia es clave. Deseamos participar en esta alianza para el crecimiento. Para crear oportunidades económicas a las generaciones futuras, será importante trabajar juntos. El mundo entero es un gigantesco mercado donde los negocios nunca paran y se toman decisiones que repercuten en todas partes. América Latina debe, pues, pensar globalmente a fin de crecer regionalmente y, por fortuna, cada vez más líderes empresariales y trabajadores latinoamericanos piensan en proyectos más grandes y ambiciosos. Sin América Latina, el mundo del futuro quedaría trunco. Microsoft y nuestros socios estratégicos estamos comprometidos en el desarrollo de soluciones tecnológicas empresariales flexibles que contribuyan decisivamente a la conformación de empresas cada vez más ágiles, competitivas y exitosas en la región.



Steve Ballmer cree que la capacidad de América Latina para sumarse al cambio mundial y dominar la tecnología del siglo XXI determinará la velocidad con que el continente avance hacia el futuro.



En un mundo que cambia a un ritmo vertiginoso, será muy importante que las empresas latinoamericanas adopten tecnologías que les den ventajas competitivas.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.