| 3/5/2010 12:00:00 AM

¿Qué papeles alisto?

¿Qué papeles alisto?
Tener claro cuáles son los ingresos no constitutivos de renta y las deducciones que puede obtener le permitirá saber qué documentos debe alistar. Y, aunque estos certificados no se anexan, se recomienda guardarlos durante mínimo cinco años, dado que las autoridades tributarias pueden solicitarlos.

No constituyen renta ni ganancia oca­sional, los aportes a Fondos Voluntarios de Pensiones que, sumados a los aportes obligatorios y a los aportes a cuentas de Ahorro para el Fomento de la Construcción AFC, no excedan de 30% de los ingresos laborales anuales. Carlos Andrés Lizcano, director de Tributar, recuerda que estos aportes deberán permanecer por cinco años o destinarse para la adquisición de vivienda, sea o no financiada por entidades financieras. En caso contrario, los retiros esta­rán sometidos a retención en la fuente.

Los pagos por salud obligatoria y prepagada, seguros de salud y educación, tanto del trabajador como de su cónyuge y hasta dos de sus hijos, son deducibles del impuesto a la renta. Sin embargo, según Lizcano, estas deducciones por salud y educación solo proceden cuando el declarante tiene ingresos por salarios inferiores a $109’310.000 y la deducción no podrá ser superior a 15% de los ingresos laborales gravables.

El 25% del gravamen a los movimientos financieros (4x1.000) pagado por una cuenta que se haya informado previamente por escrito a la entidad. Los bancos deberán expedir una certificación en la que conste el 100% de ese valor. El deducible tiene un límite de $8’594.000.

Al igual que las empresas será deducible el 40% de las inversiones en activos fijos reales productivos incluyendo inmuebles para rentar como apartamentos y locales. Cabe aclarar que el valor del terreno en caso de bienes inmuebles no es sujeto a tomarse dentro del valor de la deducción, pues la parte correspondiente al terreno no es depreciable, requisito exigido por la norma para su procedencia.

Si tiene inversiones, el componente inflacionario de los rendimientos financieros tampoco constituye ingreso constitutivo de renta, hasta el monto máximo de $28’516.000.

Los intereses que se paguen por concepto de préstamos para compra de vivienda pueden ser deducidos en el impuesto de renta hasta un tope de $28’516.000.

Por último, siguen siendo deducibles para el empleador y no constituyen ingre­so para el trabajador, los pagos por con­cepto de alimentación, siempre que el salario del trabajador no exceda $8’840.000, y que los pagos por dicho concepto no excedan mensual­mente $1’007.000.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.