| 9/2/2005 12:00:00 AM

Predisposición

Las personas que roncan tienen al menos uno de los siguientes problemas:

Predisposición
- Escaso tono muscular (falta de tensión) en los músculos de la boca y la garganta. Los músculos flácidos permiten que la lengua caiga hacia atrás en la vía respiratoria o que los músculos

de la garganta se hundan hacia adentro. Eso ocurre cuando el control muscular está muy relajado por el alcohol o por drogas inductoras del sueño.



- El abultamiento excesivo

de los tejidos de la garganta.

Por ejemplo, el agrandamiento anormal de amígdalas y adenoides produce ronquido en los niños.

El sobrepeso produce un abultamiento de los tejidos del cuello. Los quistes o tumores también pueden producir el agrandamiento pero no son comunes.



- El tamaño excesivo del paladar o de la úvula. Un paladar largo puede estrechar la abertura entre la nariz y la garganta. Al colgar en la vía respiratoria, actúa como una válvula que vibra durante la respiración relajada y contribuye al ruido del ronquido. Una úvula larga empeora aún más las cosas.



- Obstrucción nasal. La nariz congestionada o bloqueada exige mucho esfuerzo para la respiración. Esto crea un vacío exagerado en la garganta, produciendo el ronquido incluso en personas que no roncarían si pudieran respirar sin dificultades. Así, hay personas que solo roncan en épocas que predisponen a la alergia o cuando tienen resfríos o sinusitis. Las deformidades de la nariz o del tabique también pueden causar obstrucciones para respirar.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.