| 9/30/2005 12:00:00 AM

Ojo de experto

Los factores clave en la elección de una esmeralda tallada son color, brillo, talla, peso y dureza.

Ojo de experto
- Color. El verde de la esmeralda debe ser uniforme en toda la piedra. Las claras con pocas inclusiones (grietas o fisuras, conocidas también como 'jardines') tienen un precio superior a las oscuras con inclusiones. Las que tienen matices azules o amarillos pierden valor.



- Brillo y talla. La piedra debe estar bien tallada para reflejar la luz y ante todo, debe ser muy brillante ('fuego', le dicen los conocedores). La talla más usada es la rectangular, que se conoce como 'talla esmeralda', le siguen la ovalada y la lágrima. El tipo de corte y la forma están determinados por la manera en que fue extraída la piedra. Así, de acuerdo con eso, tendrá un tipo de inclusiones que pueden debilitarla. Las inclusiones son residuos de líquidos transparentes de mica, pirita o calcita.



- Peso. Como otras piedras preciosas, las esmeraldas más pesadas tienen mayor precio. Incluso, el precio de las que pesan más de dos quilates puede superar el de un diamante.



- Dureza. La dureza también se paga más. Las esmeraldas de mayor calidad tienen entre 7,75 y 8 en la escala de Mohs de 1 a 10 -la más alta en la escala es la del diamante con 10-. La dureza de un material determina su durabilidad. La escala de Mohs se utiliza para evaluar la dureza relativa de una piedra al realizar pruebas de rayado sobre ella.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.