| 9/26/2008 12:00:00 AM

Los que nunca

Los que nunca
Nunca ponerse -para el trabajo- anteojos con grandes logotipos. Los más discretos son los mejores.

Nunca use cordones para mantener fijos los lentes. Estos proyectan una imagen de descuido.

Nunca use lentes de colores. Estos son para un plan informal o para un niño en el colegio, pero no para la oficina o una cita de negocios.

Nunca deje de limpiar los lentes, al menos dos veces al día. Esta es una recomendación básica, como la de lavarse los dientes tres veces al día. Unos lentes sucios u opacos generan una mala sensación para los interlocutores.

Nunca use estuches de mala calidad para unos lentes finos. Tampoco se los ponga en la cintura -sobre la correa-, pues dan una impresión poco estética.

Nunca utilice anteojos 'remendados' con alfileres, trozos de hilo o de alambre, para asistir al trabajo o a sus citas de negocios. Si están dañados, envíelos a una óptica que en el menor tiempo posible se los arreglan.

Nunca use las puntas de las gafas para morder -en caso de estrés- o como 'balaca', pues dan muy mal aspecto.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.