| 6/22/2007 12:00:00 AM

Cómo hacerlo

Cómo hacerlo
Comer bien -y sanamente- es más fácil de lo que parece. Si se le añaden rutinas diarias, es mejor.

Desayune siempre: un buen desayuno debe incluir una porción de fruta, una porción de proteína como huevo, salchicha o queso y una porción de carbohidratos como dos tajadas de pan integral, una arepa sin mantequilla o galletas altas en fibra. El té, café y chocolate bajo en grasa son bebidas ideales para acompañarlo.

Suplementos nutricionales: son ideales cuando no se tiene mucho tiempo para comer. Estos productos son ricos en nutrientes y proteínas que pueden sustituir una comida.

Tomar agua: es fundamental mantenerse hidratado y a su vez contribuye a que el intestino funcione mejor puesto que ayuda al movimiento de la fibra ingerida. Trate de tomar de 5 a 6 vasos diarios.

Refrigerios: es bueno escoger opciones nuevas como yogurt descremado, nueces, marañones, frutas, barras de granola bajas en carbohidratos y altas en fibra.

Ejercicio: un poco de ejercicio ayuda a regular el metabolismo y previene el sobrepeso. A mayor ejercicio, menos estrés, más tranquilidad y claridad. Puede hacer dos caminatas al día de 15 minutos, una en la tarde y otra en la mañana.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.