| 1/18/2008 12:00:00 AM

Café paso a paso

Aunque en el país carecemos de un ritual para tomar café, no es tarde para empezar. Un buen café merece tiempo para sentir el enorme placer de degustarlo.

Café paso a paso
Seleccione con exigencia

Hay distintos tipos de café para cada ocasión. Hay algunos que se caracterizan por ser vivaces y otros más suaves. Por lo tanto, fíjese bien en las distintas calidades y recuerde que nunca el café tostado será igual al café instantáneo.

Preparación

El café puede tomarse solo, con leche, con distintos endulzantes o con licores. La preparación varía a su gusto. Sin embargo, si quiere realmente probar el café con todos sus aspectos, evite añadir algo distinto de agua.

Mente en blanco

"Lo primero que se debe hacer al probar la bebida es olvidar su sabor a café, puesto que los detalles ocultos detrás del sabor primario son los que hacen la diferencia", señala el catador Rodrigo Alarcón. En otras palabras, aunque el sabor del café es el protagonista, es necesario abrir los sentidos para encontrar sus otros gustos.

Detenerse en el aroma

La cavidad bucal sólo permite percibir cuatro particularidades como son el dulce, amargo, salado y ácido. Sin embargo, para poder encontrar otras sensaciones es necesario utilizar la nariz, puesto que se pueden descubrir sabores frutales, florales, de especies y otros que la boca no registra. De esta manera, es muy importante que perciba el aroma del café.

 Saboree la bebida

Los catadores expertos tienen la fastidiosa práctica de sorber fuertemente la bebida. De esa forma el líquido se atomiza en la cavidad bucal y las pequeñas gotas llegan a todas las partes de la lengua. De esta manera, pueden percibir todas las sensaciones y se obtiene una mejor apreciación de la calidad. Una opción más aceptable es la de tomarse el tiempo para saborear la infusión.

Concéntrese en las sensaciones

Alarcón explica hay que tomar el café con calma para degustarlo. Es así como podrá percibir distintas sensaciones que se caracterizan por ser sutiles y delicadas. Por ejemplo, al decir que el café tiene un sabor achocolatado, no implica que sabe al chocolate de una bebida caliente o a chocolatina. Por el contrario, el sabor que predomina es el café y viene acompañado de unas notas de chocolate que caracterizan el gusto de la bebida.

Evalúe la experiencia

Al saborear el café no hay reglas generales porque todo depende del gusto de la persona, pero sí hay algunos indicadores importantes. Si hay sensaciones agresivas, no es un buen café. La suavidad se siente porque lubrica la cavidad bucal y es agradable. Si siente un sabor fermentado o rancio, puede indicar que el café no está en buenas condiciones. Un sabor demasiado acaramelado casi espeso, señala que la preparación no fue la ideal y el café no tendrá un buen sabor.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.