| 8/1/2008 12:00:00 AM

Vivienda a leasing

A pesar del aumento de las tasas, hay mecanismos como el leasing habitacional que aún hacen atractiva la compra de vivienda. Haga cuentas.

Ante el aumento de las tasas de interés, la moderación del crecimiento económico y la restricción del crédito, la disposición para la compra de vivienda por parte de los colombianos continúa moderándose. Según cifras de la Encuesta de Opinión del Consumidor, de Fedesarrollo, el 36,7% de los hogares ya considera que es un mal momento para comprar vivienda.

Ante esto, las entidades financieras están impulsando esquemas de financiación que se acomoden más al flujo de caja de los clientes y les hagan más accesible el crédito a hogares con buena historia crediticia y capacidad de pago. De hecho, figuras como el leasing, en la cual los hogares viven en calidad de arrendatarios y al final tienen una opción de compra  sobre el bien, están aumentando considerablemente.

Según Davivienda, una de las entidades pioneras en ofrecer el leasing habitacional, alrededor de una tercera parte (30%) de los créditos para la adquisición de vivienda mayor a vivienda de interés social (VIS) ya se hace actualmente mediante este mecanismo. Esto se debe a que, si bien esta figura tiene condiciones similares en términos de tasas, plazos y hasta cuota inicial respecto a un crédito tradicional, también tiene enormes beneficios en términos tributarios y por las menores cuotas mensuales que se logran.

En el leasing, el valor del inmueble no es parte del patrimonio sino hasta que se ejerza la opción de compra, con lo cual el cliente puede disminuir la base para declarar renta y otros impuestos como el de patrimonio. El cliente es dueño de los aportes a capital realizados (cuota inicial y pagos mensuales a capital), por eso solo declara lo pagado hasta el momento, y cada año lo pagado a capital. En este tipo de crédito, pueden constituir cuentas AFC para el pago de los cánones de leasing, con las cuales puede disminuir, junto con los intereses pagados, el ingreso gravable.

Además, el leasing tiene menores gastos de escrituración, pues no se registra hipoteca, se puede ceder el contrato en cualquier momento y, cuando se ejerza la opción de compra, se puede escriturar a un tercero, entre otras características.

La otra gran ventaja del leasing es que puede diferir y dejar como opción de compra hasta el 30% del valor de la deuda para el final del crédito (0% a 10% en UVR y del 0% al 30% en pesos) con lo cual las cuotas mensuales son más bajas frente a un crédito tradicional. Por ejemplo, la cuota por millón para un leasing habitacional está en UVR desde $9.747 (con opción de compra es menor) y en pesos desde $13.061, mientras el crédito hipotecario a 15 años en UVR está desde $10.463 y en pesos desde $13.950. A estos datos hay que incluirle el costo de los seguros. Con esto, las cuotas mensuales podrían ser alrededor del 10% menores mediante el leasing. Haga sus cuentas.

En julio, las tasas del leasing estaban alrededor de UVR + 8,5% y/o 19,88% efectivo anual en pesos. Pero incluso algunas entidades ofrecen tasas hasta del 14,5% e.a. para clientes preferenciales que toman todo un paquete de productos con la entidad. Revise las condiciones del paquete que le ofrecen.

Con el leasing se financia hasta el 70% del valor de la vivienda (nueva, usada, en planos o dación de pago) y solo aplica para inmuebles mayores a VIS.

El eterno dilema entre comprar vivienda o arrendarla tienen una nueva respuesta: las dos, pues mediante el leasing usted puede pagar a largo plazo un inmueble mientras vive en arriendo en el mismo. El leasing habitacional es definitivamente una nueva opción de crédito que debe considerar para adquirir casa propia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?