| 3/5/2004 12:00:00 AM

Vitrolas de bolsillo

Hacer que grandes volúmenes de música sean tan ligeros como el sonido mismo se ha convertido en un buen negocio.

Las descargas de música comprimida, conocida como MP3, han dejado de ser un pasatiempo de internautas para convertirse en una fuente de oportunidades en el sector tecnológico. El resultado es una competencia beneficiosa para los consumidores que ahora cuentan con nuevas y cómodas alternativas para llevar su música en cualquier parte.

El vuelco de Apple hacia la tecnología de consumo, liderado por su reproductor de MP3 iPod, es una muestra de lo que está sucediendo con las productoras de software y equipos que van tras un mercado creciente de 60 millones de usuarios en todo el mundo.

En esta carrera nadie habría esperado, quizá ni la misma Apple, que su salvavidas financiero estuviera en saber tocar música. Pero las ventas de su iPod, por US$256 millones en solo Estados Unidos -un crecimiento de 235% respecto a 2002-, le dieron un nuevo impulso. De la mano de este éxito, la venta de canciones conocidas como iTunes -archivos de música que vende legalmente- le generó ingresos por US$40 millones en el último trimestre de 2003. Para cerrar su concierto, la venta de portátiles se duplicó y la de software se incrementó 54%, gracias al desarrollo del sistema operativo MacOS X, que permite la manipulación de iTunes de forma rápida y sencilla.

De lejos, iPod lleva hoy la delantera a reproductores de firmas como Dell, Aiwa, RCA y Creative. Su compatibilidad con Mac y Windows lo hizo superar fronteras técnicas y permitió que un artículo de diseño Apple fuera útil a los usuarios de PC. Tal característica ha hecho que iPod, más allá de ser un icono de la empresa, sea hoy sinónimo del MP3, ampliando su espectro de compradores.

Hay varios modelos de reproductores MP3 portátiles en el mercado, con capacidad desde 4 hasta 60 gigas, lo que representa una provisión de 1.000 a 16.000 canciones y el equivalente a 58 horas o una increíble jornada de 933 horas, si su cabeza y oídos aguantan.

Las bondades de los reproductores MP3 no son solo el motor de su auge; son también una oportunidad de ahorro para los grandes consumidores de música. Basta comparar el costo de estos equipos y los de llevar en su maletín, carro o morral esta cantidad de canciones en CD.

En Colombia se consiguen pocas referencias de estos reproductores y los iPod son los más fáciles de adquirir. Uno de 40G (10.000 canciones) cuesta US$598 en cualquier distribuidor Apple; el más pequeño de la gama, Mini iPod de 4G, se importa por pedido, cuesta US$300 y tardan 10 días en entregarlo. Dell ofrece dos versiones de su DigitalJukebox de 15G (3.700) y 20G (4.700), disponibles en su call center por US$309 y US$366, respectivamente, 15 días hábiles para la entrega. El reproductor NOMAD Jbox Zen de 60G (16.000 canciones), producido por Creative, no tiene distribuidor oficial en el país; pero los importadores comunes lo ofrecen por US$450 con anticipo del 70% y 15 días para la entrega. Sume a estos precios el IVA del 16%.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?