| 11/23/2007 12:00:00 AM

Variedaes de Mendoza

La región de Mendoza, en Argentina, se destaca por sus vinos Malbec y Torrontés, que enamoran el paladar por sus encantos gustativos. Aventúrese a tomarlos con sus comidas.

En la región vitivinícola de Mendoza, en Argentina, hay dos ‘varietales’ que se destacan por sus cualidades superiores, como son el Malbec y el Torrontés. Aunque estas cepas no son originarias de la región, con su suelo, ubicación geográfica y clima han enaltecido lo mejor de cada una de ellas.

Malbec
Esta variedad de uva, también conocida como Cot, es originaria de Francia y crece en los valles del Loira y Cahors. En Francia es una de las variedades utilizadas en los vinos de corte (o de varias variedades) como el Bordeaux. Las condiciones climáticas de la región del suroeste francés empezaron a afectar las uvas, deteriorándolas y comprometiendo la calidad del vino.
 
Sin embargo, cuando el Malbec fue traído a la región de Mendoza en Argentina, surgió de las negras uvas un poderoso vino aromático, rico en tonos púrpuras y violáceos con un sabor vibrante. Las uvas Malbec se caracterizan por tener una piel más delgada que el Cabernet Sauvignon o el Merlot y para madurar necesitan más sol que estos ‘varietales’. Es así como, la región semidesértica de Mendoza, protegida de la contaminación y cambios radicales del clima, gracias a la Cordillera de los Andes, a unos 760 metros sobre el nivel del mar, cuenta con poca lluvia, luz solar constante, clima templado y noches frescas que contribuyen a su crecimiento.
 
Las regiones donde más se cultiva esta uva son el Valle de Uco y de Luján de Cuyo y, gracias a estas características, Mendoza se conoce como la tierra del Malbec. La revista Wine Spectator calificó tres de estos vinos en la lista de los cien mejores del mundo en 2006. A su vez, en este mismo año la región fue seleccionada como la octava capital del vino del planeta, por la asociación de Grandes Capitales del Vino.

Cuando se sirve una copa de Malbec, se pueden apreciar tonalidades profundas en su color. Cuando llevan un par de años en guarda, el vino tiñe la copa con su intenso color violeta. Al olerlo, se percibe una fragancia afrutada que se confirma al degustarlo.
Al tomarlo, se denota un característico sabor a ciruelas maduras. En esta cepa se destaca una alta presencia de taninos, lo cual puede resultar en un sabor astringente. Al tomarse muy  joven no se aprecian sus notas particulares.

Al ser un vino con cuerpo, mucha presencia en boca, maduro y rico en sabores, es ideal para acompañar carnes rojas, cordero y pasta. En especial carnes elaboradas que, cuando se toman con el Malbec, realzan sus sabores y elevan la experiencia gustativa.

Torrontés
El torrontés es quizás el vino blanco que mejor plasma la esencia argentina. Es de los pocos países en el mundo que ofrece esta variedad cargada de vigor y aromas frutales. En algunos lugares, este ‘varietal’ se conoce como Muscat d’Asti, pero su lugar de origen es desconocido. Sin embargo, se cree que es oriundo del Mediterráneo, posiblemente de España.
 
En Mendoza, esta cepa se ha acoplado bien y según la región adopta su nombre. Por ejemplo, el vino producido de las uvas de Riojana, cerca de los Andes, se llama Torrontés Riojana, el del valle de San Juan, se conoce como Torrontés Sanjuanino y Torrontés Mendocino.

Al servir el Torrontés en la copa, su color tiene una tonalidad dorada casi transparente y con mucho brillo. Del bouquet de este vino se perciben las fragancias florales y frutales, en especial las notas de rosa y durazno. Su presencia es dulce y envolvente, con un final limpio y fuerte.

Los tonos cítricos y aromas florales son un complemento ideal para comer con aves, en especial el pollo. Es muy bueno para acompañar mariscos, como mejillones, camarones y langostinos y algunos postres suaves como flanes y tartas de frutas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?