| 2/2/2007 12:00:00 AM

Use bien sus cesantías

Caer en la tentación de malgastarlas, puede no ser su decisión financiera más acertada.

Antes del 15 de febrero, las empresas deberán consignar las cesantías de sus trabajadores en las administradoras de fondos de pensiones y cesantías, AFP. Estas entidades esperan recibir recursos cercanos a los $2 billones, una mejor jornada frente a la del año anterior, gracias al fuerte repunte de la economía este año. Además, estiman que el número de afiliados alcance más de los 4,5 millones.

Sin embargo, habrá que esperar qué éxito tendrán las campañas de educación y otras estrategias, como sorteos y premios, para fomentar una cultura de ahorro entre los afiliados y evitar que retiren buena parte de estos aportes durante el resto del año, como ha sucedido en años anteriores. Los retiros a 2006 fueron equivalentes a los recaudos de la jornada anterior.

No las retire…

Si usted quiere gastar sus cesantías en satisfacer gustos suntuarios o no prioritarios, y volverlas así plata de bolsillo, debería pensarlo dos veces y recordar que las cesantías no son un salario ni una prima adicional. Las cesantías tienen por objetivo que el trabajador genere un ahorro de mediano y largo plazo que le permita atender sus necesidades básicas para cuando quede cesante (de ahí su nombre) y que pueda mantener su calidad de vida. Son como un seguro de desempleo.

Un ejemplo preparado por Protección muestra que un trabajador que gana el salario mínimo desde 1995, y comenzó a retirar año a año sus cesantías, habría recibido durante este período cerca de $2.418.449. Si este mismo trabajador hubiera ahorrado este dinero en un Fondo de Cesantías, hoy tendría en su cuenta un capital acumulado de $5.617.453. Esto es, habría duplicado su ingreso real frente a aquel que obtuvo cuando cedió a la tentación de gastar las cesantías tan pronto se las consignaban. Gracias a los rendimientos generados (más de $3 millones) habría acumulado un capital importante para cumplir sus metas.

Durante su creación, la rentabilidad mínima exigida por la Superintendencia Financiera a los fondos de cesantías ha promediado el 5,7% real anual, mayor a la que se obtendría individualmente en una cuenta de ahorros o un CDT.



…O gástelas eficientemente

Si no se retiran las cesantías, el capital se multiplicará por efecto de los rendimientos. Pero si definitivamente las va a retirar, úselas con eficiencia. Esto es, para alcanzar sus sueños y conformar un patrimonio familiar, mediante la destinación a educación superior formal (del trabajador, su cónyuge o hijos) o mediante la compra de casa propia. La ley permite retiros parciales para educación y vivienda.

El ahorro de las cesantías podría evitar que una persona se endeude para pagar la universidad de sus hijos o para pagar un crédito de vivienda. Sin embargo, según los administradores, más de la mitad de los recursos se retira para remodelación de vivienda. Pero el control de los empleadores sobre la destinación de los recursos que salen de los fondos es muy pobre. Por esto se hace un llamado a las empresas para que sean más estrictas con los retiros de sus empleados.

La recomendación de expertos como Luisa Fernanda Plazas, gerente de finanzas personales de Skandia, es ponerles un nombre a sus cesantías. Esto es, que tengan un objetivo específico para no echarles mano innecesariamente cuando está ilíquido, pues hay que recordar que las cesantías son un ingrediente más para que usted cumpla sus metas de vida.

A pesar de esta cultura de retiros permanentes de cesantías, a diciembre de 2006 los fondos de cesantías tienen $3,73 billones y 3,7 millones de afiliados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?