| 2/4/2005 12:00:00 AM

Una semana de rumba en Bogotá

Aunque la buena rumba es, por definición, impredecible, hay regularidades. Dinero presenta una selección de sitios, para todos los gustos.

En Bogotá, cada día tiene un ritmo propio, un ambiente y produce en las personas un estado de ánimo diferente. Casi nadie sale de rumba los lunes; muy pocos bailan los martes; desde el miércoles los ánimos van creciendo, hasta que llegan a su pico el sábado. El domingo, la mayoría descansa.

La ciudad ofrece sitios para todos los gustos. Desde tomarse un martini en Pravda; oír música en vivo en Punto G, en El Sitio o en San Sebastián; o bailar desenfrenadamente, ya sea crossover en Andrés Carne de Res, El Salto del Ángel o Nodo; música electrónica en Cinema o Four Rooms; salsa en Galería Café Libro, Salomé Pagana o la Bodeguita del Centro para los más aficionados; también puede ir a sitios de funk, rock, reggae y hasta tango. Bogotá es una ciudad grande, por lo cual hay rumbeaderos para todos.

A pesar de que cada uno tiene gustos diferentes, parece haber olas de furor que llevan a muchos a coincidir en ciertos sitios, en días específicos. Algunos bares, por ejemplo, tienen un día fuerte para el cual se han posicionado, como In Vitro los miércoles y Gavanna los jueves. San Lorenzo, un restaurante en el centro de Bogotá, se llena los viernes en la tarde, cuando la gente sale de la oficina.

Algo cada vez más común es ir cambiando de sitios, a medida que la noche avanza, en busca de la mejor rumba. La noche puede arrancar en Mizú, Circa o Azul, para después ir a sitios de rumba más movida y rematar en la casa de alguien. Esta costumbre se conoce como el "patrullaje", pues es un comportamiento similar al de los policías que van haciendo patrulla de bar en bar, para verificar que todo esté en orden.

Aunque la buena rumba es en esencia impredecible, hay regularidades. A veces, a cierta hora, semana tras semana, las personas se encuentran en un sitio específico para entrar en esa euforia, esa profunda alegría, que caracteriza la buena rumba. Estar en el momento adecuado, en el lugar adecuado no es fácil, la vida nocturna está marcada por modas que se escapan de la lógica, son esquivas y cambian constantemente; esto las hace impredecibles y, a la vez, encantadoras. Dinero le presenta algunas alternativas, para que planee su rumba.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?