| 4/16/2010 12:00:00 PM

Un test para evitar quimioterapias

Ya se aplica en el país una prueba que define la conveniencia de la quimioterapia para pacientes con cáncer de seno.

Hasta ahora, uno de los momentos más complicados para una paciente a quien se le detecta un cáncer de seno ocurre cuando se define el tratamiento de quimioterapia.

Y son múltiples las razones, explica el oncólogo Guillermo Ramírez. "El costo y la duración; impactos físicos como la caída del cabello, la baja de defensas y una posible pérdida del seno, hacen que el cáncer, sin saberse aún el estado, sea percibido más grave de lo que en realidad pueda llegar a ser", explica el médico, quien pertenece a la Asociación Colombiana de Hematología y Oncolología.

La Liga de Lucha contra el Cáncer calcula que al año en el país se presentan 6.500 nuevos casos de cáncer de seno. De estos, 40% corresponde a cáncer en primeras etapas, nodo-negativo, estrógeno receptor-positivo. A estas pacientes normalmente se les trata con quimioterapia adyuvante (la que se aplica después de la cirugía), lo que significa que un alto número de mujeres están siendo sometidas a la toxicidad de la terapia, a veces con escasos beneficios.

Sin embargo, esta situación puede empezar a cambiar gracias a Oncotype DX, un test nuevo en Colombia, que ha sido probado en Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, España, Israel, Grecia y Estados Unidos, donde se calcula que la aplicación de la prueba ha beneficiado a cerca de 100.000 mujeres que han podido evitar la quimioterapia.

"Es la herramienta más avanzada para detectar si un paciente se mejora o no con la quimioterapia", apunta el especialista Ramírez, quien explica que Oncotype DX es una prueba de laboratorio que evalúa una muestra del tumor del seno para predecir el riesgo de una mujer a desarrollar una recurrencia de la enfermedad a diez años y la ventaja que ella derivaría de la quimioterapia. "La prueba se diseñó para mujeres con cáncer de seno en etapa I o II, y debe ser hecha antes de comenzar cualquier terapia", explica.

Hasta ahora, la exclusividad para la aplicación del test en el país la tiene la compañía Amarey Nova Medical. La prueba tiene un costo cercano a los $9 millones, y algunas EPS y empresas de medicina prepagada ya la están contratando porque, según el oncólogo Ramírez, permite ahorros en tratamientos de quimioterapia, cuyos costos pueden alcanzar hasta $150 millones quincenales.

¿Cómo funciona?

Una vez a la paciente se le realiza la ecografía, en el caso de mujeres pre-menopáusicas, o la mamografía (pos-menopáusicas), el cirujano oncólogo o mastólogo programa una biopsia con la técnica tru-cut, que ayuda en el diagnóstico y extrae una muestra del tumor. El tejido obtenido es enviado a Genomic Health International en California, Estados Unidos, y en un plazo de 8 a 12 días informan el resultado genómico del comportamiento de esta neoplasia, por correo electrónico al médico tratante y por correo certificado con la muestra procesada para que esta sea guardada por el patólogo por un periodo de 20 años, como lo estipula la ley.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?