| 3/19/2004 12:00:00 AM

Un problema manejable

El estrés es parte de la vida del ejecutivo. Pero es posible evitar un exceso de preocupaciones que tendrían consecuencias graves.

Para los ejecutivos de hoy, algún grado de estrés es parte necesaria de la vida. "El estrés puede ser positivo cuando proporciona motivación para alcanzar metas. Sin embargo, cuando se sufre de exceso de estrés o se soporta por largo tiempo, puede ser perjudicial para la salud", dice el doctor Christian van den Berg, jefe de medicina ejecutiva e internacional de la Clínica Mayo, en Jacksonville, Florida. Según el doctor Van Den Berg que, junto con sus colegas atiende anualmente más de 2.500 pacientes en su programa de Salud para Ejecutivos en la Clínica Mayo, "no es de extrañar que el estrés esté arriba en la lista de las preocupaciones de los ejecutivos".

Pero esta dolencia no es exclusiva de los estadounidenses. La doctora Carolina Botero, psicóloga clínica y profesora de la Universidad Javeriana, afirma que más del 50% de los ejecutivos colombianos presenta algún síntoma de exceso de estrés. Define este mal como un desequilibrio entre las demandas del entorno y la capacidad para responder a ellas. La presión por obtener resultados y el incremento en las responsabilidades, sumados a las preocupaciones diarias como el tráfico, los viajes y los problemas familiares, convierten al ejecutivo colombiano en víctima del estrés.

Según los especialistas de la Clínica Mayo, una serie de síntomas indica que se está llegando a niveles de estrés que pueden terminar en enfermedades graves. Entre estas señales de alerta, encontramos:

- Dolor de cabeza continuo.



- Fatiga crónica e insomnio.



- Disfunción sexual, infertilidad o problemas menstruales.



- Exceso de sudoración.



- Ritmo cardiaco elevado o irregular sin causa aparente.



- Dolores inexplicables.



- Irritabilidad e impaciencia.



- Problemas en la piel.



- Problemas para concentrarse y olvidos frecuentes.



- Dificultades para escuchar y hablar.



El estrés es parte de la vida de todos los ejecutivos. Aprender a reconocerlo y manejarlo es una característica de los ejecutivos exitosos. Es menos costoso tomar las medidas y el tiempo necesarios para combatirlo (ver recuadro), que asumir las consecuencias de un exceso de preocupaciones que pueden, incluso, terminar prematuramente con la vida productiva.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?