| 8/17/2007 12:00:00 AM

Sobre habanos y cigarros

Disfrutar de un buen tabaco requiere saber un poco de su origen, elaboración, tamaño y calidad. Entérese de las características para escogerlo.

Puros y habanos

Los puros o cigarros son enrollados firmemente a partir de las hojas de tabaco que han sido maduradas al sol. Los habanos son los puros cuya denominación de origen garantiza que el tabaco ha sido cultivado en su totalidad en Cuba y ha sido elaborados en dicho país. La región de Vuelta Abajo, en la provincia de Pinar del Río, cuenta con las plantaciones más grandes de tabaco porque las condiciones de su tierra, temperatura, humedad y sol son ideales para la maduración perfecta del tabaco. Los puros son los cigarros elaborados en otros países como Nicaragua, República Dominicana, Honduras, Brasil o Colombia.

Vitola, cepo y anilla

Cuando adquiera un cigarro le hablarán de vitola, cepo y anilla. Por vitola se entiende cada uno de los diferentes formatos que puede tener un cigarro según su grosor, figura y longitud. El cepo es el grosor del puro y la escala varía entre 26 y 52 milímetros. El tamaño del puro está determinado por su grosor y por su longitud. El anillo o anilla del cigarro, es una banda que abraza el cigarro. Se caracteriza por su detalle y colores e indica la casa que fabrica el puro.

Tamaños

Existen varios tamaños de puros para seleccionar según las preferencias y tiempo de quien lo va a fumar. El puro Churchill, nombrado en honor al mandatario inglés Winston Churchill, quien disfrutaba de cigarros muy largos y siempre era visto fumando uno. El Robusto es el tamaño tradicional que se distingue por ser corto y grueso. El Doble Corona es de los más largos y es para fumadores expertos, puesto que es de los más difíciles de encender.
 
Los Figurados son cigarros de forma irregular que se consideran de mejor calidad por la dificultad de su elaboración. En esta categoría, los más reconocidos son el Torpedo, por su forma terminada en punta y el Perfecto, que se distingue por ser abultado en el medio y su terminación en punta. Los puritos son delgados y pequeños, ideales para consumir en menor tiempo.

Color y Sabor
El color indica la madurez del tabaco y entre más oscuro sea es más maduro y curado. La robustez del tabaco determina su sabor y hay suave, medio, medio-fuerte, fuerte o picante. Al fumar el tabaco, se pueden percibir notas de miel, especias, chocolate o nuez.

A la hora de fumarlo
Cuando vaya a fumarlo, corte la punta un poco para que el humo salga. Puede hacerlo con los dientes o con un despuntador o guillotina. Al encenderlo hágalo con un fósforo de madera ya que el gas o gasolina de los encendedores puede alterar su sabor. Los expertos usan una hojilla de cedro que prenden para encenderlo. Para prenderlo, queme la punta un poco, gírelo y sóplelo para avivar el fuego. Si prende bien el cigarro y es de buena calidad, este debe quemarse de forma pareja y la ceniza debe ser blanca.

Cómo guardarlos

Los puros y habanos deben ser guardados en ciertas condiciones de temperatura y humedad para conservarlos. Un humidor es una caja de madera cuyo interior es de cedro, material ideal para conservar la humedad. Esto garantiza su calidad en el tiempo.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?