| 4/18/2006 12:00:00 AM

Smartphone o PDA

En época de grandes olas de movilidad, saber qué tipo de dispositivo sirve para navegar es una cuestión no solo de moda sino de cerebro. Piense bien qué va a comprar.

Los operadores de telefonía celular vienen impulsando su oferta de servicios de internet móvil, transferencia efectiva de datos, mensajería y noticias al celular. Al mismo tiempo, a las empresas empieza a llegar la posibilidad de que sus empleados estén conectados todo el tiempo a la red local para consultar información estratégica y así ganar en eficiencia y competitividad. Todas estas buenas nuevas hacen oportuna la idea de invertir en un celular con funciones extendidas (teléfono inteligente o smartphone) o en un computador de mano (PDA). Si quiere comprar un gadget electrónico -término de los aficionados a la tecnología-, primero determine sus necesidades reales de movilidad, su presupuesto y el uso máximo efectivo que le podría dar a las funcionalidades de uno de estos jugueticos. Conozca algunos de sus rasgos básicos. PDA (Personal Digital Assistant) Son auténticos PC de bolsillo, que convergen como agenda y computador. Varían en tamaño y funcionalidades: algunos además de almacenar contactos personales, contar con libros de anotaciones y calendarios, envían y reciben correos electrónicos; pueden conectarse a internet u otros servicios de redes que se habiliten en la oficina, y pueden comunicarse con dispositivos como impresoras y PC fijos o portátiles, cargando y descargando información en formatos Excel o Power Point. Se manejan con sistemas operativos -determinan la cantidad de programas disponibles y la compatibilidad con nuestro PC (ver más información en Dinero.com)- como Palm OS, Windows CE, o Symbian. Algunos asistentes incluyen aplicaciones para manejo de rutas de despacho, seguimiento de inventarios, etc. Los PDA cuentan con software de reconocimiento de escritura y un lápiz seco para operar sobre la pantalla sensible, por lo cual no tienen teclado. Muy pocas incluyen un disco duro interno, el almacenamiento de datos se hace en la memoria RAM en la mayoría; aunque se pueden usar tarjetas de memoria adicionales. La larga vida de las baterías y la habilidad para sincronizar información con otros computadores o redes de servidores son importantes características que usted debe considerar al comprar una. En Colombia, las Palm son los más populares, pero HP y Dell también tienen ofrecen este tipo de gadgets que cuestan entre $250.000 y $1,6 millones. Smartphone (teléfono inteligente) Aunque no son una PDA convencional pues cuentan con teclado, ofrecen la mayoría de sus funcionalidades y conectividad. Nos dan prácticamente las mismas posibilidades de gestión y trabajo que en una de ellas, incluso algunas -como los Treo de Palm- ofrecen cámara incluida. Claro, hasta la fecha no permiten intercambio de ciertos tipos de archivos, en Excel, por ejemplo. En lo que respecta al sistema operativo, la más reciente versión de Windows Mobile 5.0, dicen los analistas, es mucho más avanzada que Palm en cuanto a funcionalidades y manejo para Smartphone, pero consume más batería. Por lo general, estos dispositivos permiten tener asistente, teléfono, mp3 y tarjeta de memoria todo en uno. Si bien ofrecen excelentes alternativas de entretenimiento para reproducir video y hay juegos en la red para estos gadgets, el producto va más dirigido a trabajar que a otros menesteres. En esta clase de juguetes es importante considerar el tamaño. La pregunta clave es ¿quiero trabajar con él como un teléfono o como si se tratara de un asistente? La ergonomía cuenta. También hay que ver que sea tri o tetrabanda GSM 850/900/1800/1900. Por su precio -entre $1,2 y $1,8 millones- es un básico infaltable. Se rumora que para mayo se tendrá una versión CDMA.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?