| 4/30/2004 12:00:00 AM

Seguros, la mejor inversión

Comprar seguros es un excelente negocio, si se valora todo lo que hay en riesgo.

La mayoría de las personas piensa en asegurar su carro sin tener en cuenta que, destinando una suma mensual moderada, podría proteger lo verdaderamente importante: su vida, salud, y su patrimonio.

El costo de los seguros depende de la edad y los ingresos de quien tome la póliza. En el caso de un ejecutivo de 40 años, evitar que un accidente, una enfermedad o una mala decisión en el desempeño del oficio le cambien la vida o la de su familia le representaría invertir $1.300.000 mensuales en seguros y ahorro.

Según Jorge Hernández, vicepresidente comercial de Colseguros, un ejecutivo en Colombia requiere un paquete integral que cubra protección, ahorro e inversión, en el cual se deben priorizar las necesidades de atención y protección de cada individuo y su familia y seguidamente sus bienes y patrimonio.

No obstante, en el país las personas, incluyendo los ejecutivos, hacen lo contrario y aseguran primero el carro que la vida.

Expertos del sector consideran que un paquete integral debe comprender tres segmentos:

1. Seguros de protección personal.

2. Seguros con inversión.

3. Seguros de protección patrimonial. En ese orden de prioridades.



Protección personal

Los del primer grupo son aquellos que no deberían faltarle a nadie, como el seguro de vida y los previsionales, como pensiones y salud. Para un ejecutivo con un salario integral de $8 millones, la recomendación es hacer un aporte a su fondo de pensiones voluntario lo cual le brinda grandes beneficios tributarios, si mantiene este ahorro mínimo 5 años. Por ejemplo, un aporte voluntario máximo de $2.141.000 le significaría una reducción en la retención de $5.742.000 por año.

Para cualquier otra persona (sin salario integral) también se recomienda este tipo de ahorro para cerrar la brecha pensional, pues los aportes de pensiones obligatorias no son suficientes para mantener el nivel de vida durante el retiro (ver Dinero No. 197).

Por otra parte, cada persona debe tener una solución de salud para ella y su familia: un plan de medicina prepagada o un seguro de salud que le permita elegir los médicos y centros hospitalarios.

Para el ejecutivo promedio de nuestro ejemplo, un plan de medicina prepagada para él y su familia costaría alrededor de $300.000 mensuales. Si viaja frecuentemente, debería preferir un plan que tenga cobertura en el exterior.



Ahorro e inversión

El otro seguro imprescindible es el de vida, que permite mantener el estándar de vida de su familia en caso de que usted falte. Para el ejecutivo del ejemplo, un seguro de vida con un valor asegurado de $100 millones, que crece al 12% anual, tendría un costo mensual alrededor de $58.000. Esto es, cerca de $700.000 anuales. Si el valor asegurado fuera de $50 millones, el costo anual sería alrededor de $360.000 anuales.

En este tipo de seguros hay que verificar que el valor asegurado cubra la calidad de vida de su familia por 1 ó 2 años y que mantenga su poder adquisitivo en el tiempo.

Otros seguros, como el de enfermedades graves o accidentes personales, tienen un costo mensual para un valor asegurado de $100 millones de $35.000 y $24.000, respectivamente. El primero, por ejemplo, indemniza a los sobrevivientes sin detrimento de la cobertura que se tenga en el seguro de vida o salud.

Muchos seguros de vida combinan la protección con el ahorro. En la mayoría de casos se puede ahorrar un gran número de veces el valor de la prima de protección. Estos seguros surgieron porque la gente deseaba recibir en vida algunos beneficios (ver Dinero No. 178).



Protección patrimonial

En el tercer y último grupo están los seguros que protegen el patrimonio físico, como vehículos y casas, entre otros, los cuales son el resultado de todo su trabajo. No obstante, un seguro para el vehículo no es solo para cubrir los daños producidos al auto.

El beneficio más importante es que lo cubren por el daño que se le pueda causar a otros, pues el Código Penal estipula que la sanción por muerte, lesiones o daños causados a terceros (responsabilidad civil extracontractual) puede estar alrededor de los $358 millones (1.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes para 2004).

Un vehículo ensamblado en Colombia ubicado en Bogotá con valor asegurado de $48 millones con una bonificación del 50% y una cobertura de responsabilidad civil de $220 millones para daños a bienes, $440 millones para daños a personas y $44 millones para asistencia jurídica en proceso penal con las coberturas adicionales de pérdida parcial o total por daños o por hurto y la cobertura de asistencia en viaje tiene un costo al año incluido el IVA de $1.700.000.

Un seguro para el hogar, que lo cubra de contingencias como hurto, incendio o terremoto, tiene un costo para una vivienda de $150 millones alrededor de $400.000 anuales. Por lo general, el costo es una tasa del valor del inmueble: entre $2 y $3 por cada $1.000. Sin embargo, se ajusta por ubicación. Por ejemplo, en Pasto, donde hay mayor riesgo de terremotos, o en una ciudad insegura, el precio puede ser mayor.

Según Gonzalo Alberto Pérez, presidente de Suramericana, otro seguro que debería tener todo ejecutivo para proteger su patrimonio personal frente a demandas de terceros por los perjuicios que les ocasione, como consecuencia de malas decisiones en el desarrollo de su actividad, es el de responsabilidad civil profesional. La Ley 222 de 1995 estableció que los administradores deberían responder con su propio patrimonio por los perjuicios que por dolo o culpa ocasionen a la sociedad, a los socios o a los accionistas.

También es recomendable un seguro educativo, que garantiza anticipadamente la universidad de los hijos sin importar el costo de la carrera en el futuro. El precio depende del tiempo que falte para comenzar el plan de estudios. Si a un niño le faltan 18 años para ingresar a la universidad, usted deberá pagar un poco más de $22 millones. Si le faltan 10 años, cerca de $30 millones y a 5 años de empezar sus estudios, alrededor de $36 millones. A menor edad del hijo, más barato será el seguro. Además, algunas entidades ofrecen financiación tradicional o también se puede ahorrar esta cantidad por medio de la capitalizadora.

Haga las cuentas. Y fíjese que el costo (entre el 10% y el 16% de su salario) es relativamente bajo para todo lo que está en juego: su futuro y el de su familia. Al comprar seguros, asesórese bien, fíjese en los amparos, coberturas y servicios adicionales (lea y pregunte), y busque una compañía con respaldo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?