| 5/14/2004 12:00:00 AM

Salud después de los 40

Para los hombres, las prácticas para prevenir enfermedades cambian radicalmente en la mitad de su vida.

A muchos hombres, la primera cita médica después de los 40 les genera tanto nerviosismo como la que les produjo la cita en la que debieron conocer a los padres de su primera novia. Esa edad se ve como un simbólico punto de quiebre, en la que se pasa de una época descomplicada en la que la buena salud parece un atributo natural, a otra de inexorable declive físico.

El cambio se hace más patente cuando comprueban, por ejemplo, que la lista de exámenes médicos de rutina es más larga, y que en ella aparecen además algunos francamente incómodos para el físico y el ego. Sin embargo, el tema del cuidado médico a esa edad es importante y serio.



DE CORAZÓN

La salud de los 40 se comienza a trabajar a los 20. Prevenir es mejor que curar y, por eso, los expertos sugieren empezar joven a cuidar ciertos aspectos físicos. Recomiendan el chequeo general cada año para vigilar la presión arterial y los niveles de colesterol, entre otros. A la larga, el descuido en estos aspectos puede incrementar el riesgo de enfermedades graves. Un infarto antes de los 40 es más complicado y difícil de manejar que uno sufrido después de esa edad, dice el doctor Harold Ibagón, subgerente médico de atención primaria de Colsánitas. De hecho, el 30% de estos episodios terminan en la muerte del paciente. Pero, para qué negarlo, incluso si se hizo bien la tarea preventiva en la juventud, los 40 acentúan ciertos riesgos de salud. Uno de los principales es el asociado con las enfermedades cardiovasculares, la causa número uno de muerte en el mundo. Aunque la predisposición a estas enfermedades puede ser heredada, hay otros factores de riesgo que se deben monitorear. Entre ellos están la diabetes, la elevación del colesterol, la hipertensión, el sedentarismo y el consumo de cigarrillo y alcohol, que aumentan la probabilidad de enfermedades coronarias. "Para empezar a cuidar su salud es importante conocer su historia familiar y clínica y su estilo de vida", dice el doctor Julio Enrique Garzón, del Hospital Central de la Policía.



OTROS LÍOS

La próstata es otro factor a considerar a los 40. La naturaleza invasiva de este examen, que mediante el tacto rectal mide el tamaño de la glándula, lo hace uno de los más temidos y evitados. Esto es una mala idea. El cáncer de próstata es el más común entre los hombres. Por lo general, se aconseja hacer este examen una vez al cumplir los 40, y luego una vez cada dos años, dependiendo de las recomendaciones del urólogo. La historia familiar del paciente y otros problemas urinarios pueden ameritar chequeos más frecuentes.

Aunque el tacto rectal es la prueba más efectiva, el antígeno prostático, que detecta cambios en esa glándula con una muestra de sangre, evita este examen. Incluso para algunos médicos, si no hay síntomas ni historia familiar, podría no ser aconsejable hacerse el tacto rectal.

El sistema digestivo también puede ser más vulnerable a los 40. El examen de sangre oculta es de particular importancia para el hombre. Este examen, que implica el análisis en laboratorio de una muestra, debe hacerse cada año y ayuda a identificar enfermedades intestinales, como úlcera, cáncer gástrico o de colon. Igualmente, se aconseja una rectosigmoidoscopia cada 3 ó 5 años. Esta prueba óptica puede detectar cáncer de colon y es complementaria con el examen de sangre oculta. Tampoco se debe olvidar el examen de glucemia para medir los niveles de azúcar en la sangre que se formula cada 5 años a partir de los 45.

Una última recomendación. Según aconsejan los médicos, un paciente no debe correr a los especialistas para hacerse sus exámenes anuales. Primero, debe hacerse un chequeo para que de acuerdo con su historia y el primer diagnóstico, el médico general lo refiera a los especialistas indicados. Esto además permite que el médico general conforme una historia médica integrada, que aunque no se quiera, es más importante en la segunda mitad de la vida.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?