| 9/2/2005 12:00:00 AM

Roncador y quitasueño

El ronquido patológico es más frecuente en hombres y personas con sobrepeso.

La Oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos ha registrado más de 300 inventos para solucionar el problema de los ronquidos. Aunque la teoría detrás de estos inventos sostiene que se puede entrenar o condicionar a las personas para no roncar, quienes padecen de este ruidoso mal no lo pueden controlar.

El ruidoso ronquido se produce cuando el flujo libre del aire encuentra una obstrucción al pasar por detrás de la boca y la nariz. Esta es la parte colapsable de la vía respiratoria en donde la lengua y la parte superior de la garganta se encuentran con el paladar blando y la úvula (estructura carnosa colgada del techo de la boca hacia la garganta). Cuando estas estructuras chocan entre sí y vibran durante la respiración.

A los roncadores moderados u ocasionales les conviene probar las siguientes medidas de autoayuda:

- Adopte un estilo de vida atlético y realice ejercicios diarios.

- Evite tranquilizantes, somníferos, antihistamínicos, bebidas alcohólicas y comidas pesadas antes de dormir.

- Establezca pautas de descanso regulares y dormir de costado.

Cuando el ronquido es severo, puede producir problemas de salud. La forma más exagerada del ronquido es la apnea del sueño, en la que hay frecuentes episodios de paro respiratorio por obstrucción. Los episodios serios duran más de 10 segundos y ocurren más de 7 veces por hora. Los pacientes con apnea pueden experimentar de 30 a 300 episodios obstructivos por noche, lo que reduce el oxígeno en la sangre.

Para que la apnea obstructiva del sueño no sea un problema, se debe consultar el otorrinolaringólogo que le hará un examen de la nariz, la boca, el paladar, la garganta y el cuello. Un estudio en un laboratorio puede ser necesario.

El tratamiento depende del diagnóstico. Según el otorrinolaringólogo José Antonio Rivas, el ronquido puede responder mejor a la cirugía de la garganta y el paladar para ajustar los tejidos flácidos y ampliar la vía respiratoria. Esta operación se denomina uvulopalatofaringoplastia (UPPP). Si no se desea la cirugía o presenta riesgos excesivos, el paciente puede dormir todas las noches con una máscara nasal. Se debe examinar a todo niño roncador cuidadosamente. Puede ser necesario extirpar las amígdalas y las adenoides.

Hay un nuevo procedimiento y se realiza con una técnica conocida como radiofrecuencia. Es ambulatorio, sin dolor, sin incapacidad, con anestesia local y se realiza en el consultorio. Según Nicolás Heredia, otorrinolaringólogo, aunque algunos pacientes necesitan un segundo procedimiento, la mayoría mejora entre 80% y 90% en las primeras semanas. Antes, la cirugía requería anestesia general, hospitalización y se realizaba con láser o bisturí que ocasionaba un severo dolor que incapacitaba a la persona prácticamente por 7 días.

Recuerde que el ronquido constituye un factor de riesgo para su salud.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?