| 5/28/2004 12:00:00 AM

Réstele al 4 x 1.000

El 4 x 1.000 afecta la rentabilidad de sus inversiones. Aprenda cómo reducir el impacto de este impuesto sobre sus finanzas.

En la más reciente reforma tributaria se aprobó el aumento del Gravamen a los Movimientos Financieros, GMF, del tres por mil (3 x 1.000) al cuatro por mil (4 x 1.000). Esto significa que por cada débito de un millón de pesos, un contribuyente deberá pagar $4.000.

Si consideramos que $1 millón consignado y mantenido en una cuenta de ahorros durante 15 días obtendría un rendimiento financiero de $1.400 (equivalente a una tasa del 3,5% efectivo anual), es claro que el 4 x 1.000 hace que el rendimiento efectivo de esta cuenta de ahorros sea negativo en un 6% efectivo anual si se retira en ese plazo.

Es más, para que la cuenta de ahorros genere un rendimiento superior al costo que conlleva el impuesto, los fondos deberían mantenerse consignados por lo menos durante 42 días. De lo contrario, con las actuales tasas de interés, el impuesto a las transacciones se lleva la rentabilidad. Esto ocurre también en proporción distinta en una cuenta corriente o en un fondo fiduciario.

Para ahorrar el pago del impuesto, que en 2003 le generó recursos al gobierno por $1,61 billones, mucha gente ha comenzado a manejar buena parte de sus transacciones en efectivo o ha aumentado el número de endosos en los cheques con las pérdidas en eficiencia y el mayor riesgo que esto implica.

Además de este proceso de desbancarización, este impuesto, que nació con carácter temporal y una tarifa del dos por mil (2 x 1.000), aumentó el costo de los créditos en cerca de 100 puntos básicos, según Asobancaria, gremio de los bancos. No obstante, dejar de acudir al sector financiero no es la forma más conveniente de evitar el pago del impuesto. La mayoría de las entidades tiene productos para aprovechar las excepciones que otorga la ley. Conocer estas posibilidades es la mejor manera de evitar transacciones innecesarias y costosas.



Exenciones para el GMF

Y entre las transacciones exentas están:

-Los retiros de las cuentas de ahorro destinadas a la financiación de vivienda. En el año, la exención podrá llegar al 50% del salario mínimo mensual legal vigente, SMMLV, y se aplicará proporcionalmente en forma no acumulativa sobre los retiros mensuales efectuados por el titular de la cuenta.

Si se considera que el SMMLV es de $358.000, la suma exenta para cada mes sería alrededor de $3'729.167, según cálculos de Asobancaria. La exención se aplicará exclusivamente a una cuenta de ahorros por titular.

-Los desembolsos de crédito, mediante abono en la cuenta o mediante expedición de cheques.

-Los cheques de gerencia cuando se expidan con cargo a los recursos de la cuenta corriente o de ahorros del ordenante, siempre y cuando la cuenta corriente o de ahorros sea de la misma entidad de crédito que expida el cheque de gerencia.

-Los traslados entre cuentas corrientes y/o de ahorros abiertas en un mismo establecimiento de crédito a nombre de un mismo y único titular. La exención indicada se aplicará también cuando el traslado se realice entre cuentas de ahorro colectivo (fondos de fiducia, por ejemplo) y cuentas corrientes o de ahorros que pertenezcan a un mismo y único titular, siempre y cuando estén abiertas en el mismo establecimiento de crédito.



¿Qué se grava?

La ley ha ido cerrando los caminos y las formas que han "ideado" las personas para evitar el pago de este impuesto. En la actualidad se grava toda disposición de los recursos depositados en cuentas corrientes o de ahorros, incluyendo toda operación de retiro en efectivo, cheque, talonario, tarjeta débito, cajero electrónico, puntos de pago, notas débito, etc. Hasta los débitos efectuados sobre los depósitos acreditados como saldos positivos de tarjetas de crédito.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?