| 9/1/2006 12:00:00 AM

Purificación del cuerpo

El cuerpo tiene órganos y sistemas que se deben cuidar, porque son los encargados de limpiar las impurezas y los desechos orgánicos. Las toxinas son sustancias químicas que tienen dañinos efectos en el cuerpo. El organismo las adquiere por la ingesta de alimentos y agua. Una vez absorbidas, son procesadas por órganos como el hígado y los riñones. Puede que usted no se dé cuenta de las toxinas que consumió, pero en el largo plazo su cuerpo sí lo va a notar. Por eso, cada vez es más frecuente que se recomienden rutinas de desintoxicación del cuerpo, con el fin de tener unos órganos sanos.

En temas de salud, la mejor recomendación es la prevención y no solo cuando se está llegando a la tercera edad. La juventud se tiene que cuidar, porque aunque el cuerpo se vea fuerte y resistente y las enfermedades parezcan asunto de otros, solo se sabe lo que está pasando por dentro cuando el organismo pide ayuda y, a veces, es demasiado tarde cuando lo hace.

Por eso, desintoxicar periódicamente el cuerpo se ha convertido en una alternativa para mantenerse sano. La forma más común de hacerlo es el ayuno, pero también hay diferentes dietas, que se deben hacer preferiblemente cuando usted esté en una etapa de calma.

Lo aconsejable es prescindir de los siguientes alimentos y bebidas: carne, alcohol, café, té negro, azúcar refinada, sal y chocolates. Estas dietas lo alientan a comer alimentos naturales e incluyen mucha agua y vegetales, alimentos que son buenos para la salud y para prevenir la enfermedad.

La mejor forma de desintoxicar el cuerpo es una alimentación natural, sana, de fácil asimilación y que no deje residuos. Y tratar de cuidarse todo el tiempo. Recuerde no abusar de su cuerpo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?