| 2/16/2007 12:00:00 AM

Proteja su hogar

No deje desprotegida la parte más grande de su patrimonio. Los seguros de vivienda son accesibles y muy completos.

Casi todas las personas piensan primero en asegurar su carro que cualquier otro de sus bienes materiales. Incluso, su casa o apartamento. No consideran que la vivienda es la mayor inversión que hacen durante la vida y que generalmente representa la mayor parte del patrimonio. Por tanto, es lo primero que tendría que asegurarse pues está expuesta a tantos o más riesgos que un carro, como desastres naturales (terremoto, rayos…), accidentes (incendio, inundación) y robos.

De hecho, según compañías expertas en el tema, los siniestros más frecuentes para este tipo de bienes son los daños por agua (inundación), levantamiento del techo por ventiscas, la sustracción y el daño en el equipo eléctrico o electrónico por cortocircuitos causados, por ejemplo, por rayos o ante el deterioro de la infraestructura.

La recomendación de los expertos es asegurar tanto la vivienda como su contenido. Por tanto, la cobertura del seguro debería ser suficiente como para reponer o cubrir el valor comercial del inmueble y los principales muebles y enseres (ropa, calzado, lámparas, cocina, tapetes, cortinas), objetos de valor (joyas) y el equipo eléctrico y electrónico. Sin embargo, proteger todo puede ser costoso y no tener sentido. Por esto, lo primero que debe hacer es un análisis de las necesidades (riesgos) y el presupuesto con que cuenta para cotizar sus seguros. Esto le ayudará a determinar con precisión qué debe tener asegurado y contra qué debe estar asegurado.

Las pólizas de hogar son más económicas de lo que se piensa. Una póliza promedio de $100 millones y $40 millones de contenido le puede costar alrededor de $18.000 mensuales y asegurarlo contra incendio, terremoto, terrorismo y sustracción. Esto es, alrededor de $216.000 al año. Mientras que asegurar un carro de $50 millones puede costar más de $2 millones.

Además, si usted hace mejoras de seguridad como poner alarmas o vive en un conjunto cerrado con celaduría, puede obtener descuentos, al igual que se vive en una vivienda sismorresistente. Muéstrele a su asesor las bondades de su vivienda. Algunas compañías brindan descuentos, si toma el seguro del hogar y el carro en la misma empresa. Los mejores descuentos se consiguen por volumen. Por ejemplo, cuando se asegura todo un conjunto residencial.

Por último, cabe resaltar que estas pólizas vienen con unos valores adicionales muy completos, como la asistencia al hogar que incluye desde servicios de cerrajería y plomería hasta celadores y choferes para casos especiales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?