| 3/28/2008 12:00:00 AM

Plástico costoso

La tarjeta de crédito no es una extensión del sueldo. Es por ello que no debe gastar más de lo que puede pagar, pues los intereses de su plástico están por las nubes.

Las compras y avances de efectivo con tarjetas de crédito siguen disparadas, a pesar del fuerte aumento en sus tasas de interés. Durante los últimos tres años, las ventas con plástico prácticamente se han triplicado. Tan solo en 2007, los desembolsos de tarjetas de crédito superaron los $14,9 billones -tres veces lo que se prestó para crédito de vivienda- y en los dos primeros meses de este año ya alcanzaron los $2,98 billones.
 
No importó que las tasas de interés se elevaran más de 10 puntos porcentuales durante este mismo periodo, ante los aumentos sucesivos en las tasas del Emisor. Las tasas de interés de las tarjetas de crédito pasaron de niveles del 20%, a comienzos del año anterior, a un promedio alrededor del 31,5% en la actualidad. Esto significa que comprar con tarjetas es hoy mucho más caro que hace un año.

Las cuotas de manejo, el otro gran elemento del costo del plástico, no han variado significativamente durante los últimos meses, ante la fuerte competencia bancaria. En la actualidad, la cuota de manejo trimestral promedio está alrededor de $37.398 para las tarjetas clásicas, $44.394 para las tarjetas Gold y $51.929 para las tarjetas Platinum. Esto significa que anualmente se puede pagar por tener una tarjeta entre $110.000 y $260.000 (ver tabla).
 
Las tarjetas más costosas son ofrecidas a clientes con altos niveles de ingreso y, generalmente, son las que tienen los mayores beneficios asociados, como asistencia en viaje, seguros con coberturas y pólizas más altas, emergencias caseras y programas de acumulación de puntos o millas más agresivos. Hay que conocer todas las condiciones y beneficios que ofrecen sus productos y las franquicias para sacarles el mayor provecho. La cuota de manejo de las tarjetas Visa es un poco más costosa pero hay que ver la aceptación en los sitios que usted más frecuenta para hacer la mejor selección. Además, las franquicias patrocinan eventos y tienen promociones especiales.

Ahora, cuando en la actualidad muchos bancos ofrecen comprar la cartera de sus competidores y han surgido nuevos emisores, como los establecimientos comerciales (Éxito, CRM Falabella y otros) se debe ser cuidadoso. Tome solo los productos que necesite. No solicite demasiadas tarjetas de crédito a la vez y recuerde que no es obligación tomar todo lo que le ofrecen.

Aliada o enemiga

La tarjeta de crédito puede ser un elemento importante para la planificación financiera, pues crea un registro de las compras y consolida las cuentas en un solo pago. Además, le brinda liquidez sin tener que llevar efectivo. Y si combina la devolución del IVA con la acumulación de millas y puntos puede sacarle gran provecho.

Sin embargo, si se desborda en gastos puede llegar a afectar sus finanzas y calificación crediticia. Por esto, asegúrese de contraer solamente las deudas que puede cancelar.

Lo ideal es pagar a una cuota (no cobra intereses). Además, conocer muy bien las fechas de corte para financiarse por más tiempo. Si se financia a más plazo, pague siempre a tiempo y más que el mínimo.

Para no perder el control, es necesario llevar un estricto registro de los gastos realizados con la tarjeta. Para esto debe conservar todos los comprobantes de las compras realizadas con el fin de verificar su estado de cuenta.

En materia de seguridad, cuando haga una compra no pierda de vista su tarjeta de crédito. Además, trate de no tenerla junto con su cédula. Y, por último, mantenga un registro de sus números de cuenta de las tarjetas de crédito y débito para que, en caso de robo o pérdida, pueda reportarla inmediatamente al banco, de tal manera que la pueda bloquear. La reposición del plástico cuesta $11.357 en promedio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?