| 2/20/2004 12:00:00 AM

Planee su viaje por internet

En el mundo es cada vez más frecuente planear viajes de placer y negocios por internet. Conozca los pro y los contra de estos servicios.

El sector turístico mundial sufrió cambios radicales luego del 11 de septiembre de 2001. Al ver que progresivamente perdían mercado, las aerolíneas se achicaron e identificaron nuevos segmentos para sobrevivir. En Europa, por ejemplo, proliferaron aquellas que reducían costos para ofrecer a sus clientes tarifas nunca antes vistas. Las agencias de viajes, por su parte, se vieron obligadas a replantear estrategias en respuesta a la recesión de la industria. En este proceso, internet dinamizó el negocio en toda su estructura, al transformar por completo el panorama del turismo global.

Este cambio se dio en dos aspectos fundamentales. Internet se presentó como el gran promotor de una cultura mundial en busca de nuevos rumbos, expuso al consumidor a una inmensa cantidad de información sobre los diversos destinos, con la posibilidad de acceder a imágenes y datos relevantes, lo que hizo más atractivo viajar. Pero también se constituyó en un facilitador de transacciones, reservas, consultas y compras, en sintonía con un mercado que se definió en practicidad, seguridad y precios.

Este impacto ha afectado distintos esquemas. Las principales aerolíneas del mundo, como American Airlines o British Airways, robustecieron sus portales. Al comprar un pasaje, estos son la alternativa tradicional y se denominan operadores directos. Pero hay otros operadores que buscan ofertas en el mercado y organizan paquetes turísticos con complementos terrestres. Estos servidores funcionan de tiempo atrás y su poder de negociación los ha hecho gigantes del negocio. Los más poderosos en el mercado internacional son Expedia y Travelocity, y en el latinoamericano toman fuerza Despegar, Rumbo y Volando, que operan en toda la región en asocio con agencias nacionales. Los hoteles también aprovechan las ventajas de las tecnologías de información como medio de comunicación y ventas. Las posibilidades son infinitas.

Sin embargo, la proporción de personas que compran un paquete turístico frente a las miles que navegan por internet es muy baja. En Estados Unidos es apenas de 8%, de acuerdo con los más recientes reportes de Nielsen NetRaitings. Este porcentaje en Colombia se reduce al 0,1%, según la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo -Anato-. En el país, cerca de 90 agencias ofrecen reservas vía internet; pero la falta de cultura en el servicio, la baja penetración en la sociedad -apenas 6,1% de la población- y la desconfianza en los medios de pago hacen que el tema esté en una etapa incipiente. En la actualidad, el riesgo de incumplimiento en las transacciones por internet recae en el comercio, lo cual ha alejado a muchas agencias de entrar en este mercado. Este año, las tarjetas de crédito van a adoptar sistemas de autentificación que asegurarán la información de quien compra, lo cual seguramente le dará un empujón al negocio.



Ventajas y desventajas

En realidad, el esquema virtual tiene ventajas y desventajas frente al sistema tradicional de compras. Los portales tienen a su favor que funcionan como oficinas las 24 horas, su cliente no necesita desplazarse, proveen información útil para cualquier viajero (vacunas, trámites de visa, equipajes permitidos, entre otros) y se prestan para promociones y precios bajos. Otras facilidades son realizar compras hasta con dos horas de anticipación y que un tiquete electrónico agiliza la información en el momento del chequeo en el aeropuerto.

Pero los portales también tienen factores negativos, como su limitada gama de medios de pago, que los paquetes turísticos son difíciles de estructurar, que una vez se presente un incumplimiento en un servicio es más fácil reclamar cuando la compra se efectuó en un lugar físico y además que el otorgamiento de créditos no es común en internet.

En el país poco a poco se avanza en este campo. Alianza Summa ya ofrece en el mercado un tiquete electrónico con buenos resultados. Casi todas las agencias tienen una página en internet y, si bien unas pocas permiten hacer compras, dan un valor agregado por su información. Además, también operan las totalmente virtuales, como Volando y Rumbo, que tienen un contrato de administración con Aviatur, y Despegar con Viajes Chapinero. En hoteles, Cotelco montó un portal que permite transacciones con sus asociados y Hoteles Estelar lanzó un nuevo esquema de reservas vía internet. Las posibilidades crecen con el tiempo y los consumidores tienen que estar atentos para aprovecharlas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?