| 11/13/2009 12:00:00 AM

¡Ojo con las gafas oscuras!

La radiación producida por los rayos solares genera enfermedades visuales irreversibles. Conózcalas y aprenda a prevenirlas.

La temporada de vacaciones, que para muchas personas se inicia a finales del presente mes, se convierte en la excusa perfecta para comprar o renovar las gafas antisolares.

La oferta en el mercado es variada y cada vez es más común encontrar productos que cuestan desde $5.000, hasta los más sofisticados que pueden superar los $500.000.

A simple vista no hay grandes diferencias. Casi todos los productos están identificados con una marquilla que dice "Filtro UV", e incluso hay estilos y colores que imitan reconocidas marcas.

Elkin Sánchez, director de la Clínica de Optometría de la Universidad de La Salle, sostiene que lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de comprar este tipo de accesorios es entender claramente que el tono oscuro de los lentes no guarda relación con el grado de protección que se requiere para prevenir enfermedades visuales. "Lo que hacen las gafas oscuras es bajar la intensidad de luz, con lo cual las pupilas se dilatan y quedan mucho más expuestas a los rayos solares, de manera que, si realmente los lentes no tienen un porcentaje superior a 80% de filtro UV, los riesgos de contraer enfermedades como conjuntivitis, queratocono, terigios y cataratas son altos", explica Sánchez.

Según la Organización Mundial de la Salud, en el mundo hay alrededor de 20 millones de personas ciegas a causa de cataratas y, de ese total, un 20% desarrolló la enfermedad por la radiación ultravioleta.

Para Nubia Bejarano, gerente de Transition Optical para Colombia, Venezuela, Ecuador y Perú, la fórmula para mitigar los riesgos es comprar los lentes en ópticas de confianza, pues la única forma de garantizar que se tiene el porcentaje adecuado de filtro UV es midiéndolo con un uvómetro, que solo se tiene en las ópticas, o exigiendo el certificado de origen de los lentes, para tener certeza sobre la calidad del producto.

Hay que tener en cuenta que los rayos UV no solo afectan la visión debido a la exposición directa a los ojos, también el reflejo de los rayos en el césped, el suelo, el agua, la nieve o la arena de la playa causan efectos secundarios y de ahí la importancia de tener una adecuada protección.

Imagen sin distorsión

El color también responde a una necesidad visual. Aunque en el mercado se consiguen gafas negras, grises, verdes, cafés, rosadas y azules, entre muchas otras alternativas, los colores más recomendados por los optómetras son el gris y el café, porque mejoran el contraste, absorben la luz solar y no alteran la percepción normal de los colores.

Por último, se debe tener en cuenta que los lentes son de uso personal y no es recomendable prestarlos, ni siquiera entre familiares. Prevenir es mejor que lamentar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?