| 6/10/2005 12:00:00 AM

No ignore el dolor

Un 80% de las consultas médicas en Colombia obedece a algún dolor. Por ello, campañas como 'Colombia sin dolor' están concientizando a los ciudadanos y al gremio médico sobre la importancia de incluirlo como el quinto signo vital.

Ninguna persona, sin importar su edad, debería sufrir dolor. De ahí que el cuerpo médico haya decidido hacer un llamado para generar conciencia entre los colombianos de la necesidad de ir al especialista ante la presencia de este problema.

Para el doctor Germán Rodríguez Tovar, fisiatra y especialista en dolor, la solución está en manos de los médicos y también de los pacientes. "Por lo general, las personas que sufren un dolor, tienden a automedicarse (ver Dinero No. 223) o simplemente a acostumbrarse a él, restándole importancia a la dolencia durante sus primeras fases y teniendo como resultado dolores crónicos -que llevan más de 6 meses-. Por ello, es necesario concientizar a las personas de la necesidad de consultar a un profesional ante la aparición de un dolor", señala.

Pero, ¿qué es dolor? Es la manifestación de una situación anómala del cuerpo, la cual tiene dos fases: una aguda, que es una alarma de que algún proceso está ocurriendo inadecuadamente, y una crónica, que manifiesta que algo ocurrió mal pero que no necesariamente sigue ahí latente, es decir, la causa de pronto ya no existe, asegura el doctor Rodríguez.

Se aconseja, entonces, consultar aquellos dolores que interfieren en la vida cotidiana de una persona, aquellos que no nos permiten ocuparnos de las labores que realizamos diariamente.

La manera adecuada de enfocar el dolor es con la ayuda de grupos multidisciplinarios de profesionales entrenados en dolor que constituyen clínicas de dolor y lo manejan desde todos los ángulos posibles.

Después de realizar una evaluación sobre el origen, intensidad y localización del dolor, historia de uso de analgésicos previos, así como la duración anticipada del dolor (agudo o crónico), se selecciona un plan óptimo de manejo.

El plan de inicio es una o más de las siguientes estrategias: medicamentos analgésicos, técnicas como bloqueos anestésicos -por ejemplo, en el caso de fracturas en niños, los nervios que van hacia la mano y brazo son bloqueados, con lo cual el cirujano puede trabajar en forma adecuada- y técnicas neuroquirúrgicas.

Sin embargo, cuando los pacientes no toleran la droga medicada, hay que recurrir a otras técnicas. El dolor se hace consciente en el momento en que llega al cerebro. Por ello, cuando el paciente no tolera la droga medicada, se puede recurrir a técnicas no invasivas como hipnosis, relajación, musicoterapia y meditación, entre otras, que se utilizan para llenar el espacio que el dolor ha ocupado en el cerebro y restarle importancia.

El dolor es una señal de alarma que da el cuerpo, así que la peor estrategia es ignorarlo. La próxima vez que le duela algo, no dude en ir al médico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?