| 8/30/2007 12:00:00 AM

¡Ningún regalo!

Los bancos ofrecen regalos y obsequios a cambio de que usted les preste su dinero. Haga bien sus cuentas pues no necesariamente es la mejor opción de inversión.

En las últimas semanas, los bancos han emprendido agresivas campañas de promoción para que sus ahorradores abran CDT (Certificados de Depósito a Término Fijo) a distintos plazos, ofreciendo todo tipo de regalos y obsequios. Por ejemplo, bancos como BBVA, Bancolombia y Bogotá, entre otros, están regalando a sus clientes teatros caseros, DVD, cámaras fotográficas y hasta televisores de plasma por la apertura de estos mecanismos de inversión. Ello ha hecho que los CDT tomen un renovado impulso entre los ahorradores.

A junio de 2007, los CDT vienen creciendo a una tasa del 23%, frente a una tasa del 17,3% de las cuentas de ahorro y un 8,1% de las cuentas corrientes. Hace un año la situación era totalmente opuesta, los CDT crecían a un 9,4% y las cuentas de ahorro a un 26,6%.

Y es que los CDT han sido una de las alternativas de inversión más tradicionales - el monto de estos papeles alcanzó a mitad de este año alrededor de los $35,4 billones - para las personas conservadoras, que desean conocer con certeza los rendimientos que van a recibir y tener a la vez liquidez en el corto plazo.

La competencia por los recursos a plazo ha generado un aumento de las tasas de interés que reconocen este tipo de papeles. Hace un año los bancos pagaban alrededor de un 5% efectivo anual y hoy el promedio de los intereses de un CDT a tres meses llega al 6,94%. Esto significa que por cada $10 millones, el usuario recibiría al cabo de 12 meses, alrededor de $694.000. Y si a esto se le restan los $48.580 de la retención en la fuente del 7% sobre los rendimientos financieros, el rendimiento neto estaría alrededor del 6,45%. Sin embargo, normalmente cuando ofrecen un regalo, dan una tasa de interés menor.

Esto se debe a que con el regalo están dando parte de este rendimiento por adelantado representado en un electrodoméstico. Cuando le ofrecen un bien de esta naturaleza, que en los almacenes especializados vale alrededor de $150.000 por unidad, el rendimiento nominal del CDT disminuye alrededor del 3,63%. En muchos casos, la suma de lo que vale el electrodoméstico y el rendimiento ofrecido, siguen siendo equivalentes e incluso menores al promedio del mercado (6,94%).



Más opciones

El regalo y el aumento en las tasas de interés suena tentador. Sin embargo, puede que esta no sea la mejor decisión de inversión. En el mercado nacional de capitales hay toda una gama de inversiones en renta fija que ofrecen mejores rendimientos, como los títulos de deuda pública TES, Yankees y bonos corporativos, entre otros, que vale la pena mirar cada vez que enfrentamos el dilema de dónde poner el dinero. A estos instrumentos se puede acceder a través de una cartera colectiva: un fondo de valores o un fondo fiduciario. Los fondos conservan las características tributarias de los papeles que los componen, y hay que pagar una comisión de administración, por lo que no se recomiendan para inversiones de bajo monto.

A los CDT también se puede acceder a través de los fondos, así como a una oferta de productos más sofisticados. Estas carteras colectivas tienen grandes ventajas frente a inversiones individuales, tales como la mayor capacidad de negociación de títulos que tienen en el mercado de valores, la rentabilidad se ajusta diariamente a las condiciones del mercado, permiten una mayor diversificación (pues el dinero no está invertido en un solo papel) y hasta mayor liquidez, pues dan la posibilidad de hacer retiros o consignaciones parciales

Las nuevas carteras colectivas cuentan con un sinnúmero de posibilidades para invertir. Los fondos a la vista ofrecen una rentabilidad promedio del 7,05% mientras a 90 días podría adquirir TES de corto plazo donde las tasas están alrededor del 10%.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?