| 4/27/2007 12:00:00 AM

Memoria a punto

Tener buena memoria no es monopolio de la juventud. Por medio de diferentes estrategias a la hora de aprender, cualquiera puede recordar y memorizar fácilmente.

¿Está cansado de encontrarse con gente que conoce pero no recuerda su nombre o en dónde se la presentaron? ¿Llega a su casa y cuando se va a bajar de su carro se da cuenta de que no trajo consigo la llave, ni sabe dónde la dejó? Si ya se resignó a ser desmemoriado, le tenemos una buena noticia.
 
Aprender a usar la memoria es cuestión de método, así que utilice estas recomendaciones que ofrece Dinero para que la próxima vez pueda decir sin titubeos dónde leyó el artículo que le ayudó a mejorar su memoria.

1. Crea en usted mismo
Si quiere tener una buena memoria, debe creer que la puede tener. Si se predispone a que es pésimo para recordar nombres o fechas, nunca lo va a lograr. Si piensa que tener buena o mala memoria no depende de usted, tendrá menos razones para esforzarse en mantener o mejorar sus habilidades. Debe partir de la base de querer intentarlo y que va a encontrar alguna forma de recordarlo.

2. Organice sus pensamientos
Es más fácil aprender por partes que tratando de recordar todo de una vez. Por ejemplo, si tiene que recordar una cifra muy grande divídala en partes. En caso de tener que acordarse de muchos nombres, organícelos en bloques pequeños o de alguna forma creativa que facilite retenerlos: género, rango de edad, forma de vestir, origen, dónde están sentados, en fin, lo que le haga más fácil recordar.

3. No se desgaste
El calendario, la agenda, los recordatorios en el celular son recursos que le ayudan a saber qué tiene que hacer y recordar. Al desgastarse recordando pequeñeces está consumiendo energía mental que le sirve para cosas más importantes. Si especifica un lugar donde dejar siempre las llaves del carro, como en la mesa a la entrada de la casa, recordará el sitio con facilidad. Mantener las cosas organizadas, facilitará su rutina y le evitará perder el tiempo en búsquedas inoficiosas.

4. Use todos sus sentidos
Al aprender es muy útil recurrir a todos los sentidos, puesto que involucra más partes del cerebro al hacerlo. La memoria olfativa permite recordar el pasado y asociar visualmente con un espacio específico. Los otros sentidos se van estimulando al encontrar diferentes formas de recordar.

5. Amplíe su cerebro
Tomar notas, hacer dibujos, leer en voz alta son ejercicios que involucran más partes del cerebro. Le permiten construir imágenes mentales que hacen más fácil entender y retener.

6. Nemotecnia para recordar
Este recurso, aunque antiguo, continúa vigente, utilizando las primeras dos letras de cada palabra que necesita aprenderse forma una nueva. Por ejemplo, para recordar las batallas de independencia que libertó Bolívar, BOCAPIJUAY. Es decir, Boyacá, Carabobo, Pichincha, Junín, Ayacucho.

7. Repita después de mí
Esta recomendación es práctica para aprender nombres nuevos. Al conocer una persona, repita su nombre cuando le comente algo: "Bueno Martha, qué tal te pareció la casa de Manuel". Cuando cambie el sitio donde deja las llaves, también repítalo en voz alta.

8. Rétese
Realizar actividades que continuamente le exigen concentración y esfuerzo estimulará constantemente su memoria. Discutir libros, hacer crucigramas, aprender recetas nuevas, viajar, aprender un nuevo hobby o emprender un nuevo proyecto ejercitan su mente. Rete todos sus sentidos al aprender, explore con el tacto o transpórtese con el sonido.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?