| 8/18/2006 12:00:00 AM

Los costos del crédito

Para que pueda reducir el costo de un préstamo, infórmese bien sobre la totalidad de obligaciones que tendrá o podría tener que asumir.

El criterio más importante para evaluar el costo de un crédito es la tasa de interés efectiva anual que le cobra la entidad. Sin embargo, hay otros costos en los que incurre en la solicitud de un préstamo, o cuando incumple las cuotas, o cuando paga anticipadamente los saldos de capital. Muchos de ellos aparecen en la letra menuda de los contratos y a veces usted olvida que existen. Pero su monto puede ser tan relevante que incluso induciría al cliente a cambiar de entidad prestamista.

Por esto, el primer consejo para quien quiera solicitar un crédito es informarse. Esto es, consultar en varias entidades todas las variables clave y políticas del banco para que pueda presupuestar con precisión todos los pagos antes de asumir el préstamo. Esto naturalmente incluye, conocer el valor de los que en apariencia pueden ser menores.

Hay bancos que cobran por el estudio del crédito y por las consultas que hacen a las centrales de riesgo. En la práctica, la competencia hace que este costo adicional, tan temido, no distancie mucho el costo total (tasas más comisiones de estudio y consultas) de los préstamos entre los bancos.

Por ejemplo, el BBVA —que es el banco con las tarifas por estudio de crédito más altas en el crédito comercial— tiene una de las tasas de interés más bajas, con lo cual al final resulta más económico. "Un punto menos de tasa de interés en este tipo de crédito que es generalmente de grandes montos significa un ahorro mensual mucho mayor a este pago que se realiza una sola vez", afirma un vocero de la entidad. "Y lo mismo ocurre con los otros tipos de créditos. En vivienda, por ejemplo, tenemos fórmulas de pago que hacen que tengamos las cuotas más bajas del mercado".

En la mayoría de las entidades, la tarifa del estudio no varía en función del monto del crédito. Es más frecuente ver que varíe de acuerdo con la destinación de los préstamos. Cobran los estudios en los créditos de consumo y en los microcréditos, porque son los más caros de administrar durante su vigencia.

De otra parte, cinco bancos le trasladan al cliente parte de la tarifa por consulta que cobran las centrales de riesgo como Datacrédito y Cifin. El monto oscila entre $4.000 y $7.540, con un promedio de $5.480.

Casos especiales
Los créditos en mora tienen cuatro etapas de cobro. La primera es el cobro comercial en la que el gerente o el ejecutivo de cuenta de la oficina llaman a los clientes que tienen menos de 30 días de mora. Luego está el cobro administrativo que se realiza entre los 30 y 60 días de mora y se hace por medio de centrales de cobro especializadas.

Le sigue el cobro prejurídico que efectúan con cartas y llamadas las centrales de cobro entre clientes con moras de 60 a 90 días. Esta etapa tiene unos honorarios que pueden alcanzar el 15% del saldo moroso.

Finalmente, llega el cobro jurídico, para los créditos en mora con más de 90 días. La cobranza se hace con abogados especializados que inician procesos de embargo de sueldos y bienes. Esta etapa puede ser bastante costosa. Los honorarios por cobranza jurídica son en promedio del 15%, pero en algunos bancos pueden ser hasta el 23% del saldo en mora.

Los datos están a la vista en la Superfinanciera. Consultarlos puede ser interesante y rentable.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?