| 10/15/2005 12:00:00 AM

Los aportes obligatorios

Conozca cómo están distribuidos sus aportes a los fondos obligatorios de pensiones. Así no se llevará sorpresas al hacer sus cálculos.

Toda persona que tenga una relación laboral y/o un contrato de prestación de servicios, debe efectuar cotizaciones obligatorias a los regímenes del sistema general de pensiones con base en el salario o los ingresos por prestación de servicios que devengue.

Durante 2005, la tasa de cotización fue el 15% sobre el salario básico. En el caso de los asalariados, el 75% de la cotización total está a cargo del empleador y el 25% restante del trabajador.



En el régimen de ahorro individual con solidaridad RAIS, el 10,5% del ingreso base de cotización se destina a las cuentas individuales de ahorro pensional.



Esto es, de donde saldrá su pensión. Un 3% se va a pagar la comisión de las administradoras de fondos de pensiones AFP y las primas para los seguros de invalidez y sobrevivientes. En Skandia, por ejemplo, este porcentaje se distribuye un 1,592% para seguros y un 1,408 para comisión. El otro 1,5% del ingreso base de cotización se destina al Fondo de Garantía de Pensión Mínima (FGPM) del RAIS, el cual será destinado a personas con ingresos menores al salario mínimo legal mensual para que completen la cotización que les haga falta.



Todos los empleados que devenguen 4 salarios mínimos mensuales legales vigentes (smmlv) o más, deben cancelar un 1% adicional sobre el ingreso base de cotización para financiar el Fondo de Solidaridad Pensional, un fondo destinado a ampliar la cobertura mediante el subsidio a los grupos de población que, por sus características y condiciones socioeconómicas, no tienen acceso a los sistemas de seguridad social.



Además de este valor, los afiliados con un ingreso igual o superior a 16 smmlv tendrán otro aporte adicional destinado exclusivamente a la subcuenta de subsistencia, del Fondo de Solidaridad Pensional, destinado a la protección de las personas en estado de indigencia o de pobreza extrema. Tal aporte es de 0,2% de 16 a 17 smlmv, 0,4% de 17 a 18 smlmv, 0,6% de 18 a 19 smlmv, 0,8% de 19 a 20 smlmv y un 1% para salarios superiores a 20 smlmv.



De esta forma, un empleado que por ejemplo devenga 8.000.000, que equivalen a más de 20 smmlv, debe pagar 17%. Esto es $1.360.000. De ellos, el 10,5% va a su cuenta individual, alrededor de $140.000 (el 1,75%) como cuota de administración a su AFP y cerca de $100.000 (el 1,25%) a primas de seguros. La garantía de pensión mínima es el 1,5%, el 1% va para el FSP y $80.000 más para el fondo de subsistencia.



A partir de 2006, se sube medio punto porcentual adicional la cotización, el cual se destinará a la cuenta individual. Esto significa que la cotización total será del 15,5%, del cual el 11% se destinará a la cuenta individual.



A partir del 1 de enero de 2008, el gobierno podrá incrementar en un punto porcentual adicional la cotización por una sola vez, siempre y cuando el crecimiento del producto interno bruto PIB sea igual o superior al 4% en promedio durante los dos años anteriores.



El ingreso base de cotización (IBC) equivale al salario mensual del trabajador privado, sin que pueda ser inferior al mínimo o superior a 25 smlmv. Para trabajadores del sector público se tienen en cuenta, además de la asignación básica mensual, los gastos de representación, primas y bonificaciones, entre otras cosas.



Para trabajadores independientes, el IBC es el ingreso que declaren. Y para quienes devenguen salario integral, los cálculos se deben realizar sobre el 70% del salario. Es decir, si la persona gana $5 millones de salario integral, el cálculo se realiza tomando $3.500.000 como base, pero la metodología y los porcentajes son los mismos del anterior caso.

La obligatoriedad de cotizar cesa al momento de cumplirse los requisitos para acceder a una pensión.



Recuerde que cotizar lo obligatorio es lo mínimo que se puede hacer para empezar a construir su pensión. Para complementarla, usted puede cotizar periódica u ocasionalmente valores superiores a los establecidos como cotización obligatoria con el fin de incrementar los saldos de sus cuentas individuales y optar por una pensión mayor o un retiro anticipado. Además de aprovechar sus beneficios tributarios pues reduce la base de retención. También puede optar por un fondo voluntario de pensiones.

(No se pierda la próxima edición).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?