| 2/6/2004 12:00:00 AM

Lo que mira la Dian

La adopción de nuevas herramientas electrónicas le ayudará a la administración de impuestos a evitar la evasión. ¿En qué consiste el nuevo sistema?

Cada vez es más cierto que solo hay dos cosas seguras en la vida: la muerte y el pago de impuestos. La DIAN implantará en junio un sistema automático que ayudará a buscar entre los registros de las cámaras de comercio, en los archivos de los bancos y de los administradores de tarjetas de crédito, los datos que permitan calcular los ingresos de cada uno de los colombianos.

El anuncio de la aparición de un colosal vigilante electrónico ya les puso la piel de gallina a algunos contribuyentes que hasta ahora habían registrado tal o cual mentirita sobre sus ingresos, o sobre el valor de sus activos.

Según un vocero de la DIAN, la intención de esa oficina es incorporar paulatinamente los datos de movimientos financieros de los ciudadanos de estratos tres a seis en su computador. La principal fuente de información será el sistema bancario, pero siempre podrán añadir otras bases. "Los pagos de servicios públicos, por ejemplo", afirmó el portavoz.

Los bancos le entregan a la administración de impuestos desde hace quince años datos de cuentas corrientes, de ahorros, CDT y tarjetas de crédito. Con el sistema podrán pedir y usar cifras de gastos en las agencias de viajes -en particular en la venta de pasajes al exterior-, los concesionarios de vehículos, los colegios, las universidades, los puestos de bolsa y las notarías. Incluso en alguna ocasión, para inspecciones puntuales, los 'detectives fiscales' han solicitado registros de consumos en clubes privados. Es más, la DIAN tiene autorización para solicitar casi cualquier tipo de información. El nuevo sistema facilitará el uso de los datos que reciben.

Los datos de gastos entran al computador, y se compararán automáticamente con los de los ingresos registrados en la declaración de renta. Si los primeros son muy superiores a los segundos, el computador generará de inmediato un requerimiento oficial para solicitar una explicación por la diferencia. Con esto, la acción de la DIAN se acelerará notablemente. Hoy se toman varios meses en descubrir la disparidad entre pagos e ingresos y otros más en notificar al sospechoso de evasión.



Tigre de papel

Pero la operación del Modelo Unico de Ingresos, Servicio y Control Automatizado (Muisca), como se llama el sistema, puede no ser tan apocalíptica como algunos prevén.

La DIAN inicialmente escogerá las operaciones de mayor valor. Por ejemplo, afirman, las tarjetas con compras o cupos superiores a $6 millones, aunque en el futuro bajarán hasta montos menores.

No obstante, el rastreo de bienes hecho de esta forma tendrá algunas complicaciones para los investigadores tributarios. Por ejemplo, cuando los activos son adquiridos con financiación de proveedores, señala el asesor tributario Juan Carlos Valencia.

Pero otros expertos son más escépticos. El socio de una de las oficinas de abogados tributaristas más prestigiosas del país señala que "la experiencia muestra que la DIAN se enloquece siempre que mete con sus sistemas. La implantación del sistema tomará más tiempo del que dicen".

Otros consideran que habrá una desbandada de dineros y que la Dian tendrá que echar atrás su plan de vigilancia. Sin embargo, la DIAN desestima ese riesgo. "Las personas hacen cuentas y saben que no vale la pena salirse de los bancos para evitar los impuestos. Ya lo pudieron comprobar con el 4 x 1.000", afirman.

Sin importar lo que ocurra en el semestre, la administración de impuestos contará con una mejor herramienta de fiscalización para detectar la evasión. Por eso, conviene encontrar la forma de meterse en las normas, antes de que el largo brazo electrónico de Hacienda lo requiera.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?