| 4/16/2004 12:00:00 AM

Libertad a toda máquina

Comunidad de aventureros sin fronteras y motocicletas de alta cilindrada.

Seguramente, William Harley y los hermanos Arthur, Walter y William Davidson no imaginaron que sus pequeñas motocicletas de tres caballos de fuerza construidas en un garaje de Milwaukee, Wisconsin, Estados Unidos, hace cien años, terminarían siendo una leyenda que inspiró un estilo de vida basado en la libertad y la aventura, que no conoce fronteras ni edad.

Elvis Presley, James Dean y Marlon Brando pasearon su rebeldía juvenil e inspiraron los sueños de libertad de toda una generación sobre el motor en V de una Harley-Davidson. Hoy, viejos apasionados de todo cuño hasta empresarios y jóvenes ejecutivos le ponen sal a su vida con juguetes de trueno vivo en sus motores, destellantes cromados y el aroma del cuero a su alrededor. Una cofradía de más un millón de miembros alrededor del mundo, el Harley-Davidson Owners Group (HOG).

En Colombia, muchos recuerdan las Harley majestuosas que acompañaban al General Rojas Pinilla en su caravana presidencial por Bogotá. Estas inspiraron a algunos de los actuales miembros del HOG Colombia. "Cuando las vi era un niño y desde ahí mi sueño fue ser parte de la leyenda de libertad sobre dos ruedas que es Harley", explica Jaime Ahumada, uno de los miembros más antiguos del HOG Colombia.

El HOG es parte de la estrategia que salvó a la compañía de la desaparición, un ejemplo de gestión administrativa y de mercadeo.



Desde las cenizas

A pesar del amor de sus seguidores, que explica que puedan tatuarse con su imagen, la compañía estuvo al borde de la extinción en 1980, a manos de la American Machine and Foundry (AMF) que la había adquirido en 1969 y sacrificó su calidad por el aumento de la producción, cayendo frente a la competencia de los japoneses con máquinas a un tercio del precio de las Harley.

William Davidson, nieto del fundador Arthur Davidson, y un grupo de ejecutivos de Harley la compraron para rescatarla de la bancarrota, con el impulso inicial del Citibank y una mano en Washington que subió los aranceles de importación del 4 al 40% para motos japonesas.

En 1983 lanzaron la campaña "SuperRide" y consiguieron 40.000 potenciales clientes nuevos. Fue el renacer de la leyenda.

Varias compañías cuentan en sus portafolios con motocicletas sport-cruiser, referencia con que se conocen a este tipo de máquinas. Honda y Yamaha lanzaron Valkyrie Rune y Road Star Warrior, joyas de alta cilindrada para este año. La BMW entró al ruedo con su modelo R1200, consciente del gran mercado que estaba perdiendo y del que Harley es dueño en un 70%.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?