| 8/19/2005 12:00:00 AM

La vinculación inicial

Para contribuir a la formación de una mayor cultura de ahorro y conocimiento del tema pensional, Dinero inicia a partir de esta edición una serie de artículos sobre este tema.

En sus primeros años laborales, que según la teoría del ciclo de vida es la época en que más podrían ahorrar, los jóvenes se dedican a consumir en exceso, sacrificando seguridad futura por la gratificación inmediata. En otras palabras, desperdician -con algunas excepciones- la etapa más productiva de su vida.

Según Juan Carlos Echeverri, decano de economía de la Universidad de los Andes, solo a partir de los 40 años el colombiano promedio empieza a ahorrar. Antes de los 30, es un desahorrador neto.

Esto muestra que la gente no tiene claro que no hay mejor aliado del ahorro que el tiempo, por el efecto del interés compuesto (año tras año se ganan intereses sobre el dinero invertido y sobre los mismos intereses que esta plata generó).

Una simulación preparada por Protección para Dinero muestra cómo entre más rápido se empiece a cotizar en un fondo privado de pensiones, mejor será la pensión. Una persona de 22 años que cotizó continuamente hasta los 62 años sobre un salario real de $1 millón tendrá una mesada pensional superior a los $2 millones a su retiro. Pero si empezó a cotizar a los 35 años, su pensión será el 30% de ese valor, alrededor de $700.000 (ver tabla). Esto muestra el gran valor de los aportes que se hacen durante los años iniciales, pues tienen dos factores a su favor: el tiempo y el poder del interés compuesto. Como dicen los paisas, "los centavos de hoy son los millones del mañana". Recuerde que la calidad de vida de su vejez dependerá de su juicio para ahorrar desde el comienzo de su vida laboral.

El desconocimiento

Al iniciar la vida laboral, muy pocos profesionales se preocupan por el tema pensional. Según Andrés Gaviria, de Korn & Ferry International, "los estudiantes universitarios no tienen un conocimiento claro de sus derechos y deberes cuando entran en la vida laboral. Entre ellos, la elección en seguridad social, las AFP, las EPS, los aportes parafiscales y las primas".

En materia pensional, a partir de la Ley 100 de 1993, los trabajadores colombianos tienen el derecho a escoger entre los fondos privados de pensiones (o régimen de ahorro individual con solidaridad, RAI) y el régimen de prima media, RPM, con prestación definida del Instituto de Seguros Sociales (ISS). En el RAI, cada trabajador es dueño de los fondos por él acumulados en su cuenta individual y sus rendimientos. El RPM del ISS es un sistema de reparto de un fondo común con base en unos requisitos de edad y tiempo cotizado definidos por la ley.

Por esto, para alguien que vaya a iniciar su vida laboral hoy es mejor elegir un fondo privado de pensiones pues la totalidad de las cotizaciones que realice se abonan única y exclusivamente en su propio beneficio, al igual que todos los rendimientos financieros. Por tanto, su pensión dependerá de su disciplina de ahorro.

Otro factor importante es que cuando hay un contrato laboral, el aporte a pensiones es realizado en un 25% por el empleado y el 75% por el empleador. Mientras que en un contrato de prestación de servicios el empleado tendría que hacerse cargo de sus aportes a pensiones y salud. Algunos cálculos simples muestran que los aportes a seguridad social efectuados por la empresa, junto con las primas legales y cesantías, pueden representar el 30% del salario mensual acordado con el empleador.



La decisión

El desconocimiento del tema hace que en muchas ocasiones la selección del fondo sea del empleador, cuando el trabajador debe hacer un proceso consciente de selección sobre cuál es el más conveniente para él. Entonces, ¿cómo elegir un fondo?

Muchas veces, la rentabilidad se ha convertido en el único criterio de selección. Sin embargo, es solo una parte de lo que debe mirar. Hay que recordar que la rentabilidad del pasado no es garantía de rendimientos futuros. Por esto, debe revisar su consistencia en el largo plazo, lo cual da una medida de la volatilidad/riesgo que está asumiendo.

Fíjese en la calidad del administrador. Esto es, la formación y experiencia de su gente, las políticas y estrategias de inversión, así como su respaldo y experiencia en el manejo de activos.

Una variable cada vez más importante es el servicio. Como hay fondos voluntarios donde los clientes tienen una participación activa en la estructuración de los portafolios y la asignación de los recursos se puede cambiar permanentemente, la asesoría que le brinden debe ser constante. Revise la composición de las inversiones del fondo. Pregunte en qué tienen invertido su dinero.

Incluso si está ahorrando en un fondo obligatorio de pensiones, podría recibir una pensión menor a su salario actual. Para cerrar esta diferencia entre lo que va a recibir de pensión y su salario, que se conoce como brecha pensional, y mantener su poder adquisitivo, debería haber ahorrado en un fondo de pensiones voluntarias. Una pensión voluntaria es un complemento para mejorar la calidad de vida al momento del retiro.

Los jóvenes deberían pensar que están en la etapa para construir el patrimonio que les asegure cumplir sus proyectos de vida y una buena calidad de vida durante su vejez. Cuando sean viejos, será demasiado tarde.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?