| 5/12/2006 12:00:00 AM

La reivindicación del ADN basura

Ciertas regiones del genoma humano que se suponía contenían material evolutivo sobrante —denominado ADN basura— en realidad pueden contener importantes pistas para ayudar a los científicos a comprender los procesos celulares e, incluso, el surgimiento de enfermedades como el cáncer.

ADN es la abreviatura del ácido desoxirribonucleico (en inglés, DNA), que constituye el material genético de los organismos. Es el componente químico primario de los cromosomas y el material del que están formados los genes. En las bacterias, el ADN está en el citoplasma, mientras que en organismos más complejos, como plantas, animales y otros organismos multicelulares, la mayoría reside en el núcleo celular. Durante mucho tiempo, los investigadores centraron sus estudios en una parte del genoma conocida como región génica, pues consideraban que donde no había genes no tenía caso investigar. A esa región la denominaron ADN basura.

Sin embargo, este ADN parece que sí es útil, según uno de los más recientes estudios sobre el tema, que se publicó el pasado 24 de abril, realizado por Isidore Rigoutsos, Tien Huynh, Kevin Miranda, Aristotelis Tsirigos, Alice McHardy y Daniel Platt del Centro de Investigación T. J. Watson de IBM en Yorktown Heights (Nueva York). Los científicos descubrieron numerosos patrones de ADN que son compartidos por ciertas áreas del genoma humano, que se pensaba que tenían poca o ninguna influencia en su función. Estas regiones contienen numerosos cortos de ADN, o fragmentos de secuencias repetidas, que también están presentes en partes del genoma y que dan lugar a las proteínas.

En caso de lograr ser verificado experimentalmente, el descubrimiento sugiere la existencia de una conexión potencial entre estas partes codificadas y no codificadas del genoma humano que podrían tener un gran impacto en la investigación genómica y dar lugar a importantes conocimientos sobre el funcionamiento de las células y enfermedades como el cáncer.

El equipo de IBM usó una herramienta matemática, llamada descubrimiento de patrones (utilizada para extraer información útil en repositorios de datos muy grandes en aplicaciones tanto de negocios como científicas), para filtrar una cantidad de letras estimada en 6.000 millones en las regiones no codificadas del genoma humana y buscar fragmentos de secuencias repetidas o motivos.

Entre los millones de motivos descubiertos, el equipo identificó unos 128.000 que también se producen en la región codificada del genoma y que están significativamente sobrerrepresentados en los genes involucrados en procesos biológicos específicos, como comunicación celular, regulación de la transcripción, transporte y otros. De hecho, las copias de uno o más de estos motivos pueden encontrarse en más del 90% de todas las secuencias conocidas del genoma humano, así como en algunos genes de otros animales donde se asocian con procesos biológicos similares.

"Nuestro objetivo es aplicar técnicas de computación avanzada para analizar el funcionamiento de los procesos y sistemas, en este caso, la función del genoma humano," comentó uno de los científicos cuando el estudio se publicó. Para el equipo de IBM, utilizar esas herramientas le permitió arrojar nueva luz sobre partes del ADN que tradicionalmente se consideraban sin ninguna finalidad específica, y es una muestra de que la aplicación innovadora de la tecnología puede llevar a un mayor discernimiento en las ciencias de vida en general.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?